$50 millones de “Ben and Catherine Ivy Foundation” en asociación con  “Barrow Neurological Foundation” ayudarán en la lucha contra el glioblastoma.

PHOENIX, Sept. 10, 2018 — Más de 138,000 estadounidenses viven en la actualidad con un tumor cerebral maligno y 9 de cada 10, diagnosticados con  glioblastoma, mueren a los pocos días. Las fuerzas del mercado y una serie de fallas en las pruebas clínicas de alto perfil han dado lugar a que los pacientes con tumores cerebrales malignos ya no sean una prioridad para la industria farmacéutica. Entre 1998 y 2014, se agregaron 78 medicamentos a la evaluación de pruebas clínicas avanzadas, de ellas, 75 fracasaron. 

Frente a esta situación, el Instituto de Neurología Barrow ha iniciado un esfuerzo de $50 millones de dólares, procedentes de la mayor subvención en la historia de la investigación del tumor cerebral, con el objetivo de buscar una cura para la forma más letal de cáncer cerebral. Los fondos de la fundación Ben and Catherine Ivy se utilizarán precisamente para acelerar drásticamente el descubrimiento de medicamentos y pruebas clínicas para el glioblastoma en el recién formado Centro de tumores cerebrales Ivy, del Instituto Barrow.

El centro Ivy se convertirá en una piedra angular de Barrow, en donde se realizan más operaciones del cerebro que en ningún otro hospital de la nación, y es parte del Hospital y Centro Médico Dignity Health St. Joseph’s. Los fondos recibidos permitirán que todos los pacientes del nuevo centro, independientemente de su diagnóstico o estado del tumor, tengan la opción de recibir una terapia experimental individualizada.  

Catherine Ivy, presidente de The Ben and Catherine Ivy Foundation, dijo que el objetivo principal del centro es lograr la cura del cáncer cerebral. “Cuanto más descubrimos, más podemos hacer para ayudar a los pacientes y sus familias. Nuestra Fundación se ha asociado con reconocidos programas médicos y de investigación en todo Estados Unidos e incluso a nivel internacional, informó. Después de años de evaluación, hemos decidido invertir en el centro Ivy de Barrow. Creemos que Barrow y el nuevo centro de tumores cerebrales son nuestra mejor opción”.

El Dr. Nader Sanai, director de neurocirugía oncológica, coincidió en que la subvención acelerará el descubrimiento y ofrecerá apoyo y esperanza a aquellos que luchan contra el glioblastoma y otros tumores cerebrales malignos. El Dr. Sanai es un pionero de renombre internacional en investigación de glioblastoma y dirigirá el nuevo Centro. “La formación del centro de tumores cerebrales Ivy impulsará nuestra singular estrategia de investigación a un nuevo nivel de medicina personalizada, al tiempo que ponemos un foco láser en el descubrimiento de la cura”, dijo y agregó que el compromiso de la Fundación Ivy es un verdadero regalo de esperanza.

En 2016, ante la falta de medicamentos nuevos, el Dr. Sanai lanzó un método audaz para tratar el glioblastoma con las pruebas de ‘Fase 0’ de Barrow. En una prueba de fase 0, un paciente recibe una pequeña dosis de un fármaco experimental el día antes de la cirugía. Durante la operación, los cirujanos recogen muestras del paciente y un equipo de científicos comprueba inmediatamente la efectividad del medicamento. Los resultados están disponibles en días y, si el medicamento de prueba demuestra ser efectivo, el paciente recibir un tratamiento agresivo con dosis más altas. Este método es una forma única de medicina personalizada y la primera de este tipo para pacientes con tumores cerebrales.      

Antes de la audaz expansión de Barrow en la prueba de fase 0, estudios complejos como este solo se habían intentado en institutos nacionales de salud. Ahora, Barrow es líder de un movimiento nacional para identificar rápidamente nuevas drogas que permitirán salvar la vida de pacientes. “Las pruebas de fase 0 son la ruta más rápida para identificar estrategias individualizadas de tratamiento de glioblastoma y nuestro método solo demanda una fracción del tiempo y los costos asociados con la investigación y el desarrollo de drogas tradicionales –explico el Dr. Sanai. Con la subvención de la fundación Ivy y la experiencia de Barrow en la prueba de fase 0, creemos que encontraremos el medicamento compatible para el glioblastoma.  

La Fundación Ben and Catherine Ivy, con sede en Scottsdale, Arizona, es el mayor mecanismo de financiamiento no gubernamental para la investigación de tumores cerebrales en el mundo. Ha comprometido más de $123 millones de dólares en investigaciones sobre gliomas en pacientes, un tipo de tumor que ocurre en el cerebro y la médula espinal. Ivy se involucró en la investigación de tumores cerebrales cuando su esposo, Ben, perdió la batalla con el glioblastoma en 2005

“Gracias al compromiso inspirador de la Fundación Ivy, el Instituto de Neurología Barrow ha establecido el Centro de Tumores Cerebrales Ivy, con modernas instalaciones de 20,000 pies cuadrados que ofrecen al Dr. Sanai y a su equipo de científicos y especialistas clínicos recursos de vanguardia para poder enfocarse en acelerar las pruebas clínicas y salvar la vida de los pacientes”, informó Katie Cobb, presidente de la Fundación de Neurología Barrow.

Fuente: PRNewswire-HISPANIC PR WIRE