Thomas Jefferson dijo alguna vez: “Yo creo mucho en la suerte, y he descubierto que cuanto más trabajo, más suerte tengo.” Soy un firme creyente en esta frase, que, si bien es simplemente una opinión, puede convertirse en una regla de vida. Estoy seguro de que hay ciertas situaciones en las que salimos beneficiados, aunque pensamos que no lo merecemos o no tenemos idea de dónde vino ese cumplido, ese aumento en nuestro sueldo o alguna felicitación por algún trabajo que realizamos.

La respuesta es esfuerzo. Todo es dependiente de que tanto empeño le dedicamos a cierta actividad para que de ella brinde frutos a nuestra vida personal o profesional. Existe un mundo completo de conceptos como las “coincidencias”, sin embargo, depende de la perspectiva que tengas. Es ahí, donde podemos aprovechar de la perspectiva del oportunismo. El momento oportuno está en todos lados. Tenemos el poder de utilizar este concepto en nuestra vida. De tal manera que, si combinamos el esfuerzo diario y sabemos localizar el momento oportuno, podremos lograr grandes resultados en nuestras vidas.

Así que, no tengas miedo de aprovechar situaciones que te puedan beneficiar aun cuando tengas que esforzarte el doble que normalmente dedicabas. Si te gusta cantar y hay audiciones para un concurso de canto, entra y participa, no te dejes vencer por el miedo y decídete en intentarlo. Toma el momento oportuno, esfuérzate y verás que la suerte puede ser ganada con más facilidad.

Columna: Ahora por Jorge Flores