Aunque cada año las estrellas escogen sus mejores galas para desfilar por la alfombra roja de los pestigiosos Golden Globes, en esta ocasión muchos de ellos no perdieron el glamour pero escogieron el color negro para protestar en contra de los abusos sexuales en la industria del cine y la televisión, tras la ola de denuncias que puso el suceso en el ojo del huracán.

Eva Longoria desfiló de riguroso negro y embarazada de su primer hijo fruto de su relación con el mexicano Pepe Bastón´. Ella es una de las promotoras de ‘Time’s Up’, un movimiento contra los abusos sexuales que sufren las mujeres, especialmente en el ámbito laboral, y que ha servido para crear un fondo de ayuda legal a víctimas del acoso machista, y que busca promover cambios legislativos para endurecer las penas a empresas en las que se den casos recurrentes de violencia sexual contra la mujer.

Salma Hayek es otra de las latinas que estuvo presente en los Globos de Oro y que ha hablado contra el acoso en la industria. En diciembre publicó una columna de opinión en el diario The New York Times en la que relató cómo Harvey Weinstein la amenazó de muerte y la acosó sexualmente durante el inicio de su carrera en Estados Unidos.

El color negro de los vestidos fue dominante sobre la alfombra roja para contribuir a generar conciencia sobre el movimiento ‘Time’s Up’ y centrar la conversación en la protesta por los acosos, en vez de en las habituales conversaciones superficiales sobre el aspecto físico de las actrices. En esta fotografía se ve a la cantante Mariah Carey, a las actrices América Ferrera, Natalie Portman y Emma Stone, y a la derecha posa la célebre exprofesional del tenis Billie Jean King, quien fue la principal promotora de la lucha por la igualdad entre hombre y mujer en ese deporte en la década de 1970 en EEUU.

Ricky Martin llegó a la alfombra roja acompañado por su prometido, Jwan Yosef, para presentar uno de los galardones. El puertorriqueño es coprotagonista de la serie sobre el asesinato del diseñador Gianni Versace. Él también fue fiel al código de vestimenta.

Una de las parejas más populares de la industria del entretenimiento en EEUU, el cantante Justin Timberlake y la actriz Jessica Biel, nominada a un premio, desfilaron por la alfombra.

La británica Emma Watson, conocida por la saga ‘Harry Potter’, feminista y embajadora de Buena Voluntad de Naciones Unidas, no quiso faltar a la ceremonia.

Catherine Zeta-Jones desfiló por la alfombra con un vestido de transparencias negro. Durante la gala presentó uno de los premios a mejor guión junto con el legendario Kirk Douglas, padre de su esposo, el también célebre Michael Douglas. Kirk Douglas tiene 101 años.

Chris Hemsworth, el protagonista de ‘Thor’ y esposo de la española Elsa Pataki, fue de negro riguroso, aunque en su caso sin corbata ni pajarita.

Emma Stone es una de las favoritas en esta temporada de premios en Hollywood gracias a su interpretación en la película ‘La batalla de los sexos’, en la que encarna a la tenista Billie Jean King, quien en 1973 derrotó a Bobby Riggs en un partido en el que el exnúmero uno del mundo quería demostrar la superioridad de los hombres sobre las mujeres.

El británico Jude Law no faltó a la ceremonia y lució uno de los pins con el mensaje ‘Time’s Up’, para luchar contra el acoso sexual en Hollywood.

Ricky Martin y Penélope Cruz junto al elencó de la serie “Versache” presentaron la terna a mejor actor de serie.

El presentador Seth Meyers no quitó su filoso colmillo del renglón para hablar de los abusos.

El mexicano Guillermo del Toro bromeó con que su lista de agradecimientos la iba a ocupar para limpiarse la nariz al ver lejano su premio.

Seth Meyers recordó que hace 30 años ella estuvo nominada en una terna como mejor directora, de ese día hasta hoy ninguna mujer ha vuelto a estar nominada por lo que invitó a sus compañeras a superarse e intentar dirigir.

En la sala de prensa algunas actrices no dejaron de posar, entre ellas Nicole Kidman.

Oprah dió un tremendo discurso donde destacó la importancia de creerles a las víctimas de abuso.

Los resultados fueron cuidadosamente trasladados a la ceremonia de los Globos de Oro por parte del consejo administrativo.

 

Eva Longoria y Salma Hayek no se perdieron la oportunidad de posar juntas en la alfombra.

Al final y para muchos televidentes, la gran estrella del show fue Oprah.

Fuente: Univisión.com