Inktober es el nombre de un desafío que ocurre todos los años en el mes de octubre. Fue creado por Jake Parker en el 2009 solamente para desafiarse a sí mismo pero luego se convirtió en un desafío mundial enfocado para que las personas practiquen dibujar con lapicera, o sea “ink” en inglés. Es de ahí donde sale el nombre “inktober”.

La verdad, yo nunca había escuchado de este desafío hasta que en mi clase de dibujo la maestra lo mencionó y lo convirtió en tarea después de haber visto la expresión de la mayoría de la clase al escuchar el nombre tan admirado.

Al principio cuando llegó octubre estaba muy emocionada porque cada día del mes, Inktober iba a dar un prompt, o una palabra, para ayudar con la inspiración de los artistas. Decidí que iba a seguir todas las palabras y sacarle fotos a mis trabajos terminados para postearlos en el Instagram como los demás artistas.

Desafortunadamente, después de unos días empecé a ponerle más atención a otras cosas que a los dibujos en la cual resultó en mi retraso con los días asignados.

El objetivo principal de este desafío era completar 31 dibujos en 31 días pero lamentablemente ya llegamos al primero de noviembre y todavía me falta completar cinco.

Igual decidí no dejar incompleto esos últimos días. Me dije a mi misma que los iba a tratar de completar lo más antes posible.

¿Por qué tanta dedicación? Porque gracias a esta práctica de usar el bolígrafo más a menudo, he notado un mejoramiento significativo con la calidad de los dibujos y la confianza al usar el material. No solo mejoré como artista, sino que también me enseñó que con la práctica, uno puede llegar a su meta, sea lo que sea que desea, dedicando su tiempo a ello.


Melanie Danoviz

Imagen Crédito: Melanie Danoviz