ANAHEIM, California, 11 de noviembre de 2017. La comunidad latina tiene menos probabilidades de conocer lo que es un desfibrilador externo automático (DEA) y quién puede utilizarlo, lo que podría repercutir negativamente en los casos de paro cardíaco súbito en vecindarios latinos, según una investigación preliminar presentada en las sesiones científicas de 2017 de la American Heart Association (un foro internacional de gran importancia sobre los últimos avances en ciencia cardiovascular para investigadores y médicos).

El uso inmediato de DEA por parte de testigos presenciales puede aumentar en gran medida la supervivencia de las personas que sufren un paro cardíaco súbito en escenarios públicos. No obstante, afirman los investigadores, su uso es sorprendentemente bajo debido, probablemente, a la falta de concienciación ciudadana. Estudios anteriores ponen de relieve diferencias en cuanto a la administración y formación de la RCP en comunidades latinas. Sin embargo, no existen estudios que hayan evaluado la concienciación sobre la RCP y las disparidades raciales asociadas.

En este estudio, los investigadores recabaron información demográfica y analizaron el grado de concienciación sobre los DEA de 9022 individuos en una encuesta telefónica representativa a nivel nacional realizada en inglés y español.

Conclusiones:

  • El 26 % de los encuestados latinos no sabía lo que era un DEA en comparación con el 5 % de los caucásicos.
  • El 19 % de los latinos indicaron correctamente que “cualquiera” puede utilizar un DEA en comparación con el 27 % de los caucásicos.

Estos hallazgos ofrecen evidencias importantes de las desigualdades raciales en cuanto al grado de concienciación sobre el DEA que pueden repercutir negativamente en las personas que sufren un paro cardíaco súbito, especialmente en vecindarios con predominancia de población latina.

Un DEA es un dispositivo médico computarizado que permite comprobar la frecuencia y el ritmo cardíaco de una persona, así como administrar una descarga eléctrica al corazón a través del tórax si es necesario. Este dispositivo puede ayudar a salvar la vida de una persona que ha sufrido un paro cardíaco súbito, que produce la pérdida abrupta de la función cardíaca. El DEA utiliza indicadores de voz, luces y mensajes visuales para indicar al reanimador los pasos que debe seguir para su uso. Los DEA son muy precisos y fáciles de usar. Según la American Heart Association, unas pocas horas de formación son suficientes para aprender a utilizar un DEA de forma segura.

Este estudio ha sido financiado por la American Heart Association.

Imagen crédito: www.heart.org