Impresionante e impensable.  Así se podría definir la tarde de la selección mexicana de este domingo en el estadio Olímpico Luzhnikí, en Moscú: le ganaron a los campeones del mundo. A Alemania. A los cuatro veces campeones.

El equipo que dirige el colombiano Juan Carlos Osorio quiso que el grito de “Sí se puede” pasara al de “Claro que podemos”. En un primer tiempo de ensueño, ese deseo se concretó en el minuto 35 cuando, después de una jugada colectiva de contragolpe liderada por “Chicharito” Hernández, Hirving Lozano anotó el primer y único gol del partido.

A partir de allí, el Luzhnikí se convirtió en el Azteca.

“No hubo mucha cohesión para los alemanes este domingo. Los hinchas mexicanos estuvieron geniales. Es la mejor atmósfera que he visto en un estadio en mucho tiempo”, dijo el analista de la BBC y exjugador inglés Phil Neville.

Por su parte, el exdefensor de la selección inglesa Rio Ferdinand alabó el planteamiento de Osorio.

El planteamiento fue perfecto. Fue una muestra de cómo jugar al contraataque. Alemania no le mostró respeto a México y dejaron huecos que los mexicanos explotaron”, señaló el exjugador del Manchester United.

Miren a su alrededor y vean lo que esto significa para los jugadores y los hinchas“, añadió.

Y el mediocampista del Chelsea, Cesc Fàbregas, criticó la actitud de otros partidos en comparación con este.

“Todos pensamos que Alemania iba a ganar hoy. La falta de creatividad y visión en el último tercio del campo ha sido una constante en esta Copa del Mundo, pero este partido fue brillante”, anotó.

Ahora México se ilusiona en serio en alcanzar lo que han llamado “el quinto partido”, después de que en los últimos mundiales ha sido eliminado en los octavos de final.

El próximo juego del Tri será el próximo 23 de junio contra Corea del Sur en Rostov del Don.

Y Alemania se enfrentará a Suecia el mismo día en Sochi.

Fuente: BBC