Sergio Pérez vuelve al escenario de su primer podio en la Fórmula Uno, Malasia. Será la última vez que el piloto mexicano del equipo Force Indiacompita en la pista de Sepang, que se despide del calendario de la Fórmula 1.

“Malasia es un lugar que significa mucho para mí. Fue ahí donde conseguí mi primer podio en la Fórmula Uno en 2012”, recordó el tapatío quien no ocultó su decepción de que la carrera malaya no vaya a estar en el calendario de la próxima temporada.

“Malasia ha sido una carrera especial a causa del calor y de las características de la pista. Voy a estar muy triste de ver desaparecer a Sepang del calendario. Espero ver a todos los aficionados de Malasia en alguna otra carrera y espero que nos sigan en línea”.

Malasia es una península asiática con clima ecuatorial y con dos zonas de monzón: el sudoeste de abril a octubre, y el nororiental de octubre a febrero.

Es por ello que la lluvia ha sido protagonista en pasadas ediciones del Gran Premio de Malasia, aunque por supuesto que ha habido carreras en seco. Pero la humedad siempre está ahí y es muy alta, por lo que el desgaste físico –y más con estos autos 2017- es de los más duros del año.

“Después de Singapur es otra carrera muy calurosa”, avisa ‘Checo’. “Creo que el año pasado fue la carrera más caliente que he experimentado durante toda mi carrera así que espero sudar mucho el domingo”.

“El clima es tan impredecible que puede haber una gran tormenta de súbito y luego se puede secar de nuevo, en apenas cinco minutos, porque es muy cálido y húmedo”.

Malasia ya no figurará en el calendario 2018 de la categoría reina. Desembarcó en la historia de la F1 en 1999 pero no llegó a un acuerdo con Liberty Media, nuevos dueños de la F1 que además, en su estrategia de venta del producto está la reivindicación de viejos clásicos del automovilismo, como el Gran Premio de Francia y el de Alemania, que volverán el año próximo.