Cada vez que tengo la oportunidad de escribir puedo expresar con claridad ciertas ideas que se relacionan con el ámbito personal y de superación. Sin embargo, esta vez quiero compartirles de la emoción de lo que es empezar un nuevo camino.

Les hablo gratamente a cada persona, ya sea un estudiante que pasará a un nuevo grado escolar. O tal vez, a un empleado que ha decidido retirarse de alguna compañía en busca de crear la suya. Estas mismas palabras pueden adecuarse a una estudiante a punto de graduarse para iniciar la universidad. En cada uno de los casos anteriores se resume a los sentimientos de reacción. Lo más seguro es que si es tu caso, estarás nervioso porque no sabes si es la decisión más adecuada. También, podrás sentir miedo porque es algo que nunca habías hecho.

Pero existe algo que lo quieras aceptar o no, estará ahí: La oportunidad. La oportunidad de crecer y aprender de cosas que no sabías anteriormente. Tienes la oportunidad de superarte y volverte ejemplo para tu familia, amigos y desconocidos. Tienes la oportunidad de reinventarse y buscar tu pasión. Es el momento perfecto para llenarse de energía proponiéndote nuevas metas.

Yo también estoy por comenzar una nueva etapa. Estaré empezando mi carrera en la universidad. Comparto de la misma forma que con ustedes, el nerviosismo y emoción. Es ahí cuando llega el “miedo” por las cosas nuevas, pero transformo el miedo en adrenalina y manteniéndose concentrado es la forma en que darás pasos firmes en tu camino.

Columna “Ahora” por Jorge Flores