La mayoría de mis amistades se fueron a vivir en dorms,  o sea residencias universitarias, porque pocas querían quedarse y perderse de una experiencia tan grande. Al principio, yo también tenía curiosidad de como sería vivir sola con chicas de mi edad. ¿Tendría más libertad? ¿Me haría adulta y responsable más rápido? Quería saber pero decidí que lo mejor para mí era quedarme.

La verdad es que yo me siento bastante cómoda en casa. La idea de compartir una habitación con alguien quien no conozco tan bien todo el tiempo me suena muy agotador, especialmente para el tipo de persona que soy. Aunque me encante salir con amigas, conversar, y reunirme cuando pasa mucho tiempo, necesito mi tiempo a solas para recargarme. También necesito tener por lo menos siete u ocho horas de descanso para que me sienta bien y refrescada, lista para combatir cualquier cosa. Si no consigo tener esto, me convierto en una persona impaciente con miedo a probar cosas nuevas. ¿No me crees? Solo pregúntales a mis padres.

Lo bueno es que estas características no son raras. Tampoco significan que hay algo malo con la persona que las tenga. En tu vida seguramente te has encontrado con personas así y eso es completamente normal. Ser introvertido o sensible no son defectos ni imperfecciones para nada, no importe que piense o diga la sociedad en la cual vivimos.

Yo creo que si uno es un poco más extrovertido, se le hará más fácil probar esa gran experiencia universitaria que alguien como yo. ¿Por qué? Porque están más acostumbrados a interactuar con personas frecuentemente y sin agotarlos completamente.

La buena noticia que te diré es que si uno nace siendo introvertido, eso no significa que se quedará calladito y tímido toda su vida. Mi maestra de psicología fue muy clara en decir que cuanto más experiencias positivas uno vive, más grande se hace la habilidad para poder cambiar su forma de ser y sentirse más cómodo en ambientes públicos. Es por eso que aunque se le haga más fácil a un extrovertido, una persona introvertida también podría vivir en dormitorios universitarios.

Obviamente, si uno vive una mala experiencia como cuando a mí, una amiga y yo decidimos asistir a un evento pero que terminó resultando en su ausencia no anunciada y mi presencia completamente solitaria, es ahí la actitud del individuo que importa un montón de como su personalidad se estructura. Ese día decidí seguir con el evento y aprovechar de sus comidas gratis y conocer nuevas personas amables que enfocarme en el desplante de mi amiga y mi soledad.

Por eso como dije antes, aunque seas introvertido, no significa que no puedes hacer ciertas cosas. Si esperabas descubrir el mejor lugar para vivir como estudiante entonces me tendrás que perdonar porque eso depende de la persona en sí misma. Cualquiera puede tener experiencias totalmente diferentes en términos de que pasó, como reaccionaron y que decidieron dejar afectar su forma de ser.

Lo que importa saber es que no tienes que limitarte a experiencias solo porque crees que tú forma de ser e interactuar no encajaría con la situación. Siempre habrá un lugar para tu presencia sin importar como seas. Tu personalidad se construye con nuevas experiencias, buenas y malas, así que busca por esas que te ayudarán a convertirte en la persona que deseas ser.


Melanie Danoviz

Foto Crédito: Melanie Danoviz