El presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, se disculpó ante los británicos por “romper su confianza” y publicó anuncios a página completa en los periódicos después de conocerse que una consultora política obtuvo datos sobre 50 millones de usuarios.

“Tenemos la responsabilidad de proteger su información. Si no podemos, no nos la merecemos”, se lee en el anuncio, firmado por el fundador de Facebook, Zuckerberg.

La red social más grande del mundo se enfrenta a un creciente escrutinio gubernamental en Europa y Estados Unidos.

La campaña llega tras las denuncias de que la consultora británica Cambridge Analytica accedió indebidamente a la información de los usuarios para crear perfiles sobre los votantes estadunidenses que luego se usaron para ayudar a Donald Trump a ganar las elecciones de Estados Unidos en 2016.