Un año que promete “una renovación total”. Sociabilidad, inteligencia y alternativas distintas para afrontar la crisis planetaria son algunos de los dones que traerá el roedor

El 25 de enero del 2020 en nuestro calendario occidental comienza el año de la rata de metal (también llamada «de oro»).
Para los chinos será el 4718 y abrirá un nuevo ciclo de 60 años, una nueva era. ¡Gran celebración para ellos! ¿Qué recomiendan hacer durante los meses finales del cerdo de tierra? ¿Cómo poner la energía a favor durante el 2020 que ya se aproxima?
El consejo hasta el 25 de enero es ser más preventivos que predictivos. Nos debemos preparar como lo hacen los chinos: de verdad, por dentro y por fuera. Esto quiere decir, que hay que inspeccionar nuestra vida, tirar todo lo que no te sirva, regalarlo, pensar en nuestras prioridades, pensar qué tipo de vida se va a querer tener en los próximos años. Hay que soñar más, y preguntarnos… ¿por qué los sueños dejaron de existir en la gente? Y no se trata solo de esperanzas, es cuando se dice, ‘yo tuve ganas de hacer esto y no me animé’. La rata nos va a impulsar. «Esto es un gran festejo porque la rata trae prosperidad, para ellos es abundancia (sobre todo se ven favorecidas las ratitas que nacen en verano, porque los graneros están llenos y hay comida).»

¿Qué año estamos dejando atrás?
El cerdo jabalí salvaje (haciendo referencia al cerdo de tierra) nos va a dejar un lodazal humano. Entonces la rata va a sobrevivir cuando haya crisis, hambre. Puede haber un cambio en la mundial, se empieza a gestar un cambio.»

La rata: sociable, ingeniosa y amante del arte
Se recomienda volver a las reuniones, a las actividades manuales y concretas, a reestrablecer los lazos sociales perdidos. También habrá que va a haber una caída de las redes sociales impresionante, porque hay algo que no va, que está colapsando lo humano. Que la gente vuelva a tomarse un café, a cenar en familia. Hay algo en las redes que impide el acercamiento real. La rata se viene sociable, chismosa, le gusta el chisme, pero también, las ratas inteligentes y profundas, son las que se toman el tiempo de meditar antes de actuar. También este año es una invitación a tener una retroalimentación.