Se tiene la idea que dentro de un matrimonio ya no existen obstáculos para una buena intimidad sexual, pero, ¿es así? De acuerdo con el US National Health and Social Life Survey, el 20% de los matrimonios no tienen sexo; 68.5 veces al año que se traduce en 6.9 veces más que los que no están casados.

Para Barry McCarthy, psicólogo y terapeuta sexual, cuando en una pareja el tener relaciones sexuales se convierte en un conflicto o tratan de evitarlo, este tipo de desconexión entre ambos puede influir de manera negativa en el matrimonio. Si se puede reparar el vínculo sexual, la relación también tiende a mejorar significativamente.

Busca la pasión en su relación…
Durante el primer año el enamoramiento, y las hormonas, ayudan significativamente al sexo en el matrimonio, pero el problema surge después de los tres años cuando se llega a una estabilidad en la convivencia y la rutina se hace presente.

Para regresarle la pasión a tu matrimonio te presentamos 5 tips. ¡Anímate!

1. Atrévete a probar con tu boca. Una investigación realizada por la Universidad Estatal de Nueva York concluyó que el sexo oral no sólo es bueno para la salud general de las mujeres sino que, además, les permite ser más felices.

2. Apuesta por la variedad. ¡Cambia de posiciones sexuales! Las parejas que intentan constantemente nuevas cosas juntos, que pueden incluir juegos sexuales, mejoran la química romántica y tienen una mayor satisfacción de la relación que las parejas que se adhieren a la misma rutina, según un estudio de la Universidad de Stony Brook.

Además, cambiar movimientos en la cama hace que el cerebro libere dopamina, la sensación de bienestar químico que mantiene la sensación de cariño de su pareja.

3. Redefine el sexo. Esto puede generar un enorme cambio así lo indica la experta en sexualidad y autora de “The Ripple Effect”, Gail Saltz. En lugar de ser únicamente relaciones sexuales, podría ser la oportunidad de brindarse un estímulo mutuo. Prueben con lubricantes, juguetes o disfraces, el único límite es el que ustedes mismos se coloquen.

4. Deseo sexual. Para José Bustamante, psicólogo especialista en sexualidad y pareja, miembro permanente de la Academia de Sexología y Medicina Sexual, el deseo sexual tiene su motor principal en la fantasía. Es decir, cuanto más fantaseemos, cuanto más pensamientos eróticos tengamos mayor será nuestra libido. La fantasía no es sólo imaginar relaciones que nunca he tenido, sino también rememorar un encuentro íntimo con la pareja o prepararlo en la imaginación.

5. Acepta tu cuerpo tal como es y disfrútalo. Una encuesta reciente reveló que casi ninguna mujer está totalmente satisfecha con su cuerpo. Esto puede hacer que eviten ciertas posturas al realizar el acto sexual, que sean pasivas o que repriman sus impulsos eróticos.

Recuerda, la única forma de vivir con plenitud tu placer sexual es a través de la confianza, respeto y libertad de prejuicios.