El Tricolor alcanzó la que parecía su máxima aspiración para este partido: jugar en el límite entre lo decoroso y la derrota.
Quedando eliminado de la Copa Confederaciones, debido a la victgoria de Italia ante Japón, la Selección Mexicana perdió 2-0 ante un Brasil a medio gas y podrá irse despidiendo de la competencia que le hizo confirmar su realidad.

Pobre en CONCACAF y ahora más allá de ella, México se vio empequeñecido ante los grandes, aunque ahora por voluntad no paró. Mientras Brasil fue un catálogo de riquezas potenciales y se dio el lujo de jugar a medio gas tras el 1-0 tempranero de Neymar, los verdes contaron con los dedos de una mano sus llegadas verdaderamente peligrosas.

Como ha sucedido en todo el año, el “Chepo” volvió a modificar la alineación para esta tarde en un Castelao excelso, completamente volcado al local y rebosante de algarabía “verdeamarela”.
El DT mexicano nunca ha repetido su once en partidos oficiales del 2013 y esta vez las novedades tenían aires defensivos como nunca antes.

Carlos Salcido volvió a la contención y dejó la lateral izquierda a Jorge Torres Nilo, mientras Gerardo Flores apareció como volante por derecha.
En lo que se acomodaban a esta enésima distinta formación, Brasil repasó a los mexicanos que por suerte sólo sufrieron un gol en los primeros diez minutos.
Un centro de Dani Alves que fue desviado por el “Maza” terminó en un zurdazo de volea de Neymar directo a las redes para el 1-0 al 9’.

Extasiada la afición desde que cantó el Himno y organizó la Ola, los jugadores locales todavía alzaban los brazos pidiendo escándalo cada que se acercaban a las esquinas.
Bajo ese tenor, Jesús Corona desvió con las uñas un bombeado dibujado por Alves, aunque a partir de ello comenzó la reivindicación mexicana, encabezada por Giovani dos Santos, tan impetuoso como aislado durante la mayor parte del juego.

El volante aparecía como pivote en cada intento del Tri por hilvanar jugadas, hasta que una de ellas terminó con un disparo de Mier que pasó cerca del poste.
A ello respondió Brasil con otraestampa digna de Neymar, quien con el pecho detuvo el balón y se quitó la marca para luego mandar un tiro apenas por arriba del travesaño al 23’.
Con dos goles anulados por fuera de lugar, Brasil hacía lo suficiente para asegurar su pase a Semifinales. Con amor propio, México le plantó cara a la “Scratch”, aunque siempre incomodado y necesitado de Corona, quien salvó más tarde otro remate raso de Neymar y vio a Hulk desperdiciar el segundo tanto local al 55’.

Como para mandar a la gente feliz y no sólo contenta a su casa, Neymar, quien con goles y quiebres se empeña en rebatir a sus detractores, dejó estáticos a Mier y el “Maza” para que Jo marcara el 2-0 al tercer minuto de compensación.

La “verdeamarela” se despidió de su gente con sus integrantes tomados de las manos desde el centro de la cancha. La locura llegó a su clímax con el estadio cantando un coro sobre el orgullo de ser brasileño. Todo ello mientras los verdes salían cabizbajos de la cancha.