El británico fue el primero en interpretar el papel del ‘Agente 007’ en el cine; destacó también por su participación como el padre de ‘Indiana Jones’ en 1989

El legendario actor británico Sean Connery, conocido sobre todo por sus interpretaciones como James Bond, falleció a los 90 años.
Su único hijo, el también actor Jason Connery, declaró a la BBC que su padre llevaba «mal un tiempo», y que murió durante la noche acompañado por su familia en Nassau, en las Bahamas.

«(Es) Un día triste para todos los que conocían y querían a mi padre, y una triste pérdida para toda la gente que disfrutó del don maravilloso que tuvo como actor», agregó.

Connery (Edimburgo, 1930) era uno de los rostros más reconocibles de la gran pantalla desde que en la década de 1960 y 1970 interpretase hasta en seis ocasiones al agente secreto más famoso de la historia. A lo largo de los años 70, su presencia se hizo habitual en algunos de los filmes de aventuras más recordados de aquella década, desde el explorador que acompañaba a Michael Caine en «The Man Who Would Be King» (1975) al Robin Hood de «Robin and Marian» (1976), pasando por la epopeya orientalista de «The Wind and the Lion» (1975).

Sin embargo, tras esa etapa como hombre de acción, el reconocimiento de Connery como actor explotó tardíamente, cuando protagonizó una serie de taquillazos a finales de los años ochenta.

Su interpretación de un duro y veterano policía en la película «The Untouchables» le dio su único premio Oscar, como mejor actor secundario, en 1987.

La ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, se mostró en Twitter «desconsolada» por la muerte de «uno de los hijos más queridos de nuestra nación».

«Fue una leyenda global, pero, ante todo, un escocés patriota y orgulloso.

Su imponente presencia en la apertura del Parlamento escocés en 1999 mostró su amor por su país de nacimiento. Sean fue un defensor toda su vida de una Escocia independiente y quienes compartimos esa creencia tenemos una deuda de gratitud con él», dijo.