El gobernador Newsom instó a retirar el alcohol de la lista de servicios esenciales

LOS ÁNGELES, 6 de agosto de 2020 — Los resultados de una nueva encuesta sobre los hábitos de consumo de alcohol durante la vigencia de disposiciones de confinamiento por el Covid-19 en California revelan un preocupante aumento en el consumo en grandes cantidades y el acceso más fácil al alcohol, debido al levantamiento de ciertas restricciones sobre el alcohol cuando se inició la pandemia.

En un esfuerzo por evitar las reuniones de grupos grandes, el gobernador Newsom ordenó el cierre de restaurantes cerrados, bares y clubes nocturnos. Para compensar la consiguiente pérdida de ingresos para la industria de las bebidas alcohólicas, Newsom declaró «esencial» al alcohol, y el Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas (ABC por sus siglas en inglés) de California levantó las regulaciones para la compra al paso y la entrega a domicilio de bebidas alcohólicas.

Para determinar de qué modo el acceso más fácil al alcohol impacta las conductas de consumo, Alcohol Justice, una organización de vigilancia a la industria de las bebidas alcohólicas y el Institute for Public Strategies (IPS, Instituto para estrategias Públicas), una agencia de salud pública, llevaron a cabo la encuesta denominada Los Angeles County Alcohol Shelter-In-Place (SIP) Survey, una encuesta piloto en línea a 218 residentes consumidores de alcohol en el condado de Los Ángeles. Los resultados muestran un aumento en el consumo en grandes cantidades, y que las personas que ordenaron alcohol para entrega a domicilio o para llevar tenían más probabilidades de beber en grandes cantidades

«Este informe confirma que el consumo de alto riesgo de bebidas alcohólicas ha aumentado durante la cuarentena«, comentó Sarah Blanch, vicepresidenta de Desarrollo Organizacional de IPS. «También muestra que las personas que utilizan los nuevos servicios de entrega de alcohol y otras medidas de alivio tienen una posibilidad significativamente mayor de involucrarse en un consumo de alcohol de riesgo».

Quienes respondieron a la encuesta eran mayores de 21 años, con residencia primaria en el condado de Los Ángeles (incluida la ciudad de Los Ángeles), y confirmaron que había tomado como mínimo una bebida con alcohol en los últimos 12 meses. A los encuestados se les pidió que compararan su consumo de alcohol antes de marzo de 2020 con sus hábitos de bebida en mayo y junio de este año, durante la disposición de confinamiento. La encuesta muestra lo siguiente:

  • Comparado con la etapa previa al confinamiento, 28% de los encuestados (n=60) notificaron mayor frecuencia en el consumo en grandes cantidades (definido como una sesión de más de 5 bebidas para varones y más de 4 para mujeres).
  • 42% de los encuestados compraron alcohol a través de servicios de entrega a domicilio o para llevar, y además aumentaron el consumo en grandes cantidades.
  • Durante el confinamiento, un 28% de los encuestados caucásicos incurrieron en consumo en grandes cantidades una vez por semana o más, frente a 23,6% de los encuestados hispanos y 20% de los encuestados afroamericanos.
  • Después del confinamiento, un 37% de los encuestados afroamericanos y 38% de los hispanos tenían una mayor probabilidad de aumentar el consumo de alcohol en grandes cantidades.
  • En comparación con la etapa pre-confinamiento, el consumo de bebidas mientras se socializa a través de un dispositivo conectado a Internet aumentó un 52%.

Los defensores de la salud y la seguridad sostienen que hay una necesidad urgente de discontinuar los servicios de entrega a domicilio y para llevar para el alcohol.

«El estado realmente parece haber redoblado las ventas de alcohol como forma de salvar la economía durante la pandemia, y estos datos muestran que las ventas adicionales significan más consumo en grandes cantidades», dijo Carson Benowitz-Fredericks, Gerente de Investigación de Alcohol Justice. «Cuando vemos políticas que fomentan el consumo imprudente de alcohol en un momento en el que incluso es más difícil que de costumbre obtener asistencia médica, de salud mental o incluso asistencia financiera básica, tenemos que dejar de pensar que eso «salva» nada».

El consumo excesivo de alcohol está implicado en varios resultados peligrosos, entre los que se incluyen lesiones accidentales, delitos violentos, intentos de suicidio y violencia de pareja. Más aún, la investigación sugiere que los efectos del alcohol sobre el sistema inmunológico pueden predisponer a los individuos a contraer el coronavirus, y empeorar los resultados una vez expuestos. Según una publicación científica líder, el consumo de alcohol parece ser un factor de riesgo para contraer el Covid-19 y la severidad de la enfermedad.

«¿Por qué deberíamos seguir ayudando a la industria del alcohol a aumentar sus ya enormes ganancias, y levantar políticas que facilitan el consumo excesivo, que lleva a mayores daños a la comunidad?», dijo Maurina Cintron, presidenta conjunta de LA DAPA (Los Angeles Drug and Alcohol Policy Alliance) (Alianza para políticas sobre drogas y alcohol de Los Ángeles).«Este es otro ejemplo de primer nivel de dar prioridad a las ganancias de las grandes industrias por encima de la juventud y los adultos jóvenes».

La divulgación de los resultados de la encuesta SIP viene tras una conferencia informativa a fines de julio de la California Alcohol Policy Alliance (CAPA) (Alianza para Políticas sobre Alcohol de California), que convoca al gobernador Newsom para que elimine al alcohol de la lista de servicios esenciales durante la pandemia. Una preocupación mayor es el acceso excesivo al alcohol en el condado de Los Ángeles, donde 80% de las comunidades tienen más negocios de alcohol que lo recomendado por el ABC.

«El ABC raramente deniega las licencias para la venta de alcohol, y de hecho ha contribuido a inequidades sociales, raciales y sanitarias al permitir una concentración excesiva de alcohol en comunidades históricamente desventajadas en toda California», comentó Gilbert Mora, presidente conjunto de California Alcohol Policy Alliance (CAPA). «Durante esta época crucial, cuando estamos lidiando con una epidemia sanitaria, la complicidad del ABC con la industria del alcohol está costando vidas». Mande un texto con la palabra CAPA al 313131 para enviar un mensaje al gobernador pidiéndole que convierta en esencial la salud pública, no el alcohol.

California actualmente sufre más de 10,500 muertes relacionadas con el alcohol, 165,000 hospitalizaciones relacionadas con el alcohol y $35,000 millones en daños económicos relacionados. Descargue aquí el informe y los resultados de la Encuesta SIP completa.

IPS y Alcohol Justice invitan al público a discutir este tema durante una charla por Twitter el 12 de agosto a las 10 am. Siga la discusión y denos su opinión utilizando el hashtag #SIPAlcoholLA en Twitter.

Fuente: PRNewswire-HISPANIC PR WIRE

Imagen Crédito: Pixabay.com congerdesign