A raíz de la pandemia ocasionada por el COVID-19, lavarse las manos se ha convertido en algo crítico. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han declarado que lavarse las manos es la mejor manera de prevenir la enfermedad y reducir la propagación de gérmenes. Cuando el agua y el jabón no están al alcance, el desinfectante de manos se ha convertido en la mejor opción.

Sin embargo, la escasez de desinfectante de manos ha afectado a muchos, incluyendo hospitales como Spectrum Health en Grand Rapids, Michigan. En medio de la catástrofe, otro miembro de la comunidad ha acudido al rescate.

El Hospital Spectrum Health no sabía a dónde acudir para conseguir más desinfectantes de manos hasta que Amway, cuya casa matriz está localizada en Ada, Michigan, decidió prestar su ayuda.

No todos los superhéroes usan capas para volar, algunos usan batas de laboratorio, como los empleados de Amway que decidieron poner a un lado sus propios temores y preocupaciones para hacer algo por la comunidad.

Los trabajadores de Spectrum Health no cesan de proclamar su gratitud y asombro después de que Amway fabricó su propio desinfectante de manos y donó al hospital 10,000 botellas de 6 onzas.

La compañía multinivel no había creado un desinfectante de manos en muchos años, pero cuando escucharon de la crisis causada por el Coronavirus, un grupo multidisciplinario formado por 40 empleados se dieron a la tarea de crear un desinfectante de manos utilizando materiales de su planta de producción y la experiencia en la fabricación de productos de limpieza, botellas y etiquetas.

Este acto de bondad se llama Project Light Speed y a juzgar por la velocidad de su respuesta a una situación de crisis, el nombre le viene como anillo al dedo.

Project Light Speed ha beneficiado ya a más de 30 organizaciones locales.

Fuente: Amway