Dolor en la comunidad

El cruce de las calles Fairhaven y Old Grand, al Noreste de Santa Ana, aún muestra restos del polvo de cristal hecho añicos por el choque que les quitó la vida a tres niñas que salieron la tarde de Halloween a recolectar dulces.

La desgracia que privó de la vida a las hermanas gemelas Lexi y Lexandra Pérez y a su amiguita Andrea González, que salieron juntas a la noche de “trick or treat”, llenó de dolor y pesadumbre a una comunidad entera que desde el viernes ha ido al lugar a depositar flores y sentidos mensajes de despedida a las tres infortunadas niñas, recolectado fondos para ayudar en los gastos de sus sepelios y realizando vigilias para compartir la tristeza.

Muchos de ellos conocieron a las niñas. Fueron sus compañeros de escuela y de juegos en el vecindario, “mi hijo fue compañero de escuela de las tres”, dijo la señora Mary, quien temprano a las 6:30 de la mañana salió a visitar el altar que la comunidad ha levantado en una de las esquinas del cruce, mirando ensimismada las fotos de las niñas sin poder evitar que las lágrimas mojen su rostro.

Todos tienen su versión de cómo sucedieron las cosas, influidas en parte por lo que dicen los medios de comunicación, pero también por lo que vieron algunos testigos que ayudaron a dar con el presunto responsable. “Yo oí un fuerte golpe y luego las sirenas de la ambulancia y los bomberos, cuando salimos a ver los cuerpecitos estaban sobre la calle”, explicó la señora María del Carmen que vive a dos casas de donde ocurrió todo.

Algunos de los vecinos y compañeros de las niñas, como Cinthia Bastida de 12 años que fue con las niñas a la escuela elemental Fairhaven, llevaron consigo sus propias fotografías de momentos que compartieron con las niñas. Algunos niños en medio de tanta gente no pueden contener el llanto, otros rezan, la mayoría rinde sus respetos depositando una veladora y flores.

Entre la multitud reunida no se escuchan expresiones de enojo o lamentos de coraje contra el causante de la tragedia, solo llanto y mucha tristeza. El dolor se puede cortar con una tijera en el ambiente lúgubre de las vigilias con rosario que desde entonces se suceden cada día hacia las 6 de la tarde.

La comunidad del Noreste de Santa Ana siente dolor por la pérdida de tres angelitos. Andrea González, Lexi y Lexandra Pérez, descansen en paz.

 

El fatal ‘Hit and Run’ deja dos familias enlutadas

Decenas de ramos de flores, veladoras, juguetes, globos y cartas de despedida han sido colocadas en el improvisado altar montado sobre la calle en honor a las niñas gemelas de doce años de edad Lexis y Lexandra Pérez, y Andrea González, que fallecieron el pasado viernes 31 de octubre mientras celebraban la noche de Halloween alrededor de las 6:45 de la tarde.

Según el jefe de la policía de Santa Ana, Carlos Rojas, Jaquinn Bell, residente de la ciudad de Orange de 31 años de edad, iba en exceso de velocidad a bordo de un Honda CRV en compaña de sus hijos de 16 y 7 años de edad, cuando al pasar por la intersección de las calles Fairhaven y Old Grand impactó a tres niñas de entre un grupo de personas que cruzaban la calle, y se dio a la fuga.

“Los cuerpos fueron lanzados a 150 pies de distancia”, dijo Anthony Bertagna, del Departamento de Policía de Santa Ana (SAPD). “Solo imagine a qué velocidad iban”, agregó cuando la policía local dio a conocer los primeros hechos de la tragedia.

Al huir de la escena el sospechoso, varios automovilistas testigos del choque siguieron al auto para dar la información del vehículo a la policía. Joaquinn Bell se escondió por dos días, pero las pesquisas de la policía pronto los llevaron a dar con el sujeto en fuga, quien fue arrestado dos días después, el domingo en un Motel 6 en la ciudad de Stanton.

«Tenemos testigos que siguieron el vehículo por un corto tiempo y, eventualmente,  nos llevaron a donde estaba el auto estacionado”, dijo el jefe de la policía de Santa Ana, Carlos Rojas. Al ser detenido al acusado se le impuso una fianza de $500,000, y el martes 4 de noviembre se le pusieron cargos en la corte del Condado de Orange.

En conferencia de prensa el lunes 4 de noviembre por la mañana, el alcalde de la ciudad, Miguel Pulido, anunció que tras una rápida movilización de las agencias policiales se logró dar con el paradero de Jaquinn Bell y ponerlo en custodia de la policía de Santa Ana. El jefe Rojas dio detalles de la captura.

Los medios de comunicación insistieron durante la conferencia en saber sobre los antecedentes criminales del sujeto detenido, si se encontraba conduciendo con una licencia de manejo vigente, si se encontraba o no en libertad condicional, y si hubo alcohol o drogas envueltos en el triple atropellamiento.

Esos detalles no fueron dados a conocer por el Departamento de Policía, “para no entorpecer las investigaciones”, que aún siguen en curso. Sin embargo, varios medios han dado a conocer el pasado de Jaquinn Bell, quien al parecer tuvo otro hit and run en agosto pasado, por lo que tenía la licencia suspendida.

De ser hallados culpable, el responsable del triple atropellamiento podría ser acusado de asesinato u homicidio involuntario, cuya pena mínima podría ser 11 años de prisión, más otras penalidades por conducir con licencia suspendida, ir a alta velocidad y por huir de la escena de la tragedia.

 

Orange County se vuelca en apoyo de las familias de las víctimas

La conferencia de prensa convocada por el Departamento de Policía de Santa Ana, presidida por el alcalde de la ciudad, Miguel Pulido, el jefe de policía Carlos Rojas, el gerente de la ciudad, David Cavazos, el oficial Leonard y los concejales Vincent Sarmiento y Michelle Martínez, sirvió para anunciar la creación de un fondo  de apoyo a las familias de las víctimas.

El concejal Vincent Sarmiento fue el encargado de hacer el anuncio público junto al gerente de la ciudad David Cavazos, quienes mostraron a los medios dos sobres con las donaciones que se suman a la recaudación. La meta inicial es colectar $25,000 para los funerales de las tres niñas. Miniondas abordó al concejal Sarmiento para ahondar sobre el tema de la ayuda a las víctimas.

Vincent Sarmiento: “Aquí tenemos dos bolsones del dinero que se juntó el fin de semana. No sabemos qué tanto es el contenido pero hay billetes de dólar, de cinco dólares, hasta monedas que pusieron los niños que querían hacer algo colectaron esto. Lo que vamos a hacer es entregar esto al manejador de la ciudad (Cavazos) para que lo cuenten y depositen al fondo de ayuda para las familias de las víctimas.

Miniondas: Me llama la atención la fuerte reacción de la comunidad, de cómo la comunidad se siente dolida y afectada por esta tragedia.

VS: Muchos de nosotros somos padres y estamos sintiéndolo muy profundamente porque nos duele que pasó en una noche tan inocente como Halloween, cuando los niños están inocentemente cruzando las calles yendo en sus vecindarios a colectar dulces, que para nosotros es una tradición bonita para que pase esto de que tres niñas salen de su casa para nunca regresar.

Nos ponemos en el lugar de los padres, es el dolor que sentimos todos porque es algo innatural que un padre tenga que enterrar a una hija o hijo.

MO: ¿Hubo factores que influyeron?, por ejemplo que estuviera oscuro el lugar, que los niños vistieran ropa oscura y que eso dificultara la visibilidad?

VS: La verdad no estoy seguro, eso está pendiente bajo la investigación, pero lo que sí sabemos es que no hubo muchos factores. Llovió esa noche, pero la lluvia no llegó hasta las 8 y media, y el incidente pasó antes de las 7, entonces sabemos que eso no fue una influencia.

Vamos a hablar con el administrador de la ciudad y ver qué podemos hacer, si hay algo inseguro ahí, una condición que podemos remediar por medio de un semáforo, más luces, la velocidad de los carros, vamos a hacerlo.

Los donativos para el funeral de Lexi, Lexandra y Andrea pueden hacerse a través del sitio www.santa-ana.org/memorialfund.