Los medios y la opinión pública ya las acusaron y declararon culpables. Falta saber que dicen el jurado y los jueces de Orange County. Antonia Benítez e Irma Navarro son dos madres solteras de la ciudad de Santa Ana arrestadas en días recientes por la policía de Santa Ana bajo cargos de abandono infantil y maltrato a sus hijos.

Antonia Benítez es pintada por los medios como la encarnación de la mala madre, que a los 35 años de edad tiene 9 hijos, el mayor de 16 y la menor de 4. También es exhibida como el extremo al que puede llegar una indocumentada y madre soltera, pues además ella y sus nueve hijos vivían del Welfare y de estampillas de comida.

Antonia dejó a su hija de 4 años en el hospital San Joseph, ciudad de Orange, y se marchó. La niña se encontraba en desnutrición severa, pesando menos de la mitad del peso promedio para una niña de su edad, y presentaba lesiones en el cuerpo.

El 9 de julio pasado la procesaron formalmente con tres cargos de abuso infantil y le impusieron una fianza de $250,000, que igual pudo haber sido de $2500 o $250, pues la infortunada mujer no tiene ni para darle de comer a sus hijos. Es curioso que ella niegue todos los cargos, especialmente los de mal trato y abandono, pero no ha podido hablar, expresarse, explicar como pasaron para ella las cosas.

También tiene mucho que decir Irma Jacobo Navarro, de casi la misma edad que Antonia, 37 años y tres hijos. Arrestada el pasado viernes 19 de julio por encadenar a su hijo mayor, de diez años, según ella declara para evitar que se uniera a las pandillas mientras ella se encontraba fuera de casa, trabajando.

El menor se encontraba en el patio de un complejo de apartamentos cuando llegaron los oficiales de policía a rescatar a un menor de 10 años de edad que se encontraba atado con una cadena que daba unas cuatro vueltas alrededor de sus tobillos, y un candado cerrando la cadena.

La madre del menor, Irma Navarro, alega que lo dejó amarrado porque tenía que ir a trabajar y su hijo acostumbra salir de casa sin permiso y regresar muy tarde cuando ya ha oscurecido. Ella dice que disciplinaba a su hijo para evitar que anduviera vagando por las calles y se uniera a pandillas mientras ella trabaja.
Siendo casos diferentes, tanto Antonia como Irma se encuentran detenidas en la cárcel de Santa Ana por crueldad infantil. Los hijos de ambas fueron llevados en custodia por el departamento de servicios sociales.

En diferentes sectores de la opinión pública se expresan los sentimientos cruzados que causan ambos casos, pues mientras en los medios sociales varias personas se pronuncian a favor o en contra de Irma o Antonia, aun no se deciden a condenarlas del todo o a tratarlas como victimas también, por ser mujeres que tienen que luchar solas para sostener y educar a sus hijos.

Ante todo, porque hasta el momento solo se conocen los breves reportes del Departamento de Policía de Santa Ana y poco de los motivos que llevaron a estas dos madres a tomar medidas desesperadas.

La pregunta es: Antonia e Irma ¿Son malas madres?, ¿Son culpables o inocentes? El debate sigue abierto y es importante para la comunidad entera de Orange County. Envía tu opinión a Miniondas a miniondas@miniondas.com