Tía Lechis

Bulimia y anorexia en ayuno de Cuaresma

Tía Lechis, en esta ocasión quisiera tu consejo sobre la alimentación de los hijos adolescentes, que preocupados por no aumentar de peso casi no comen para mantener la línea y bajar a talla 1 o cero; cuando les digo “coman niñas”, se ríen y me dicen de broma “es que estamos en ayuno de Cuaresma”, Tía Lechis, ¡si siguen así van a desaparecer!

¡Hola Sonia! Sí es de preocupar que los hijos no coman bien, pues en casos extremos puede llevar a la anorexia o a la bulimia.

La anorexia es un desorden alimenticio y psicológico a la vez. Esto va más allá del control de peso, pues la persona inicia un régimen alimenticio para perder peso dejando de ingerir alimentos, hasta llegar al borde de la inanición para sentir dominio de su propio cuerpo. Esta obsesión es similar a una adicción a cualquier droga.

En la bulimia, por su parte, la comida es una adicción placentera y autodestructiva, y también es un desorden alimenticio. Aquí la persona tiene momentos secretos de excesiva ingestión de alimentos, seguido de métodos inapropiados para controlar el peso como el vómito auto inducido, el abuso de laxantes o diuréticos y la realización de ejercicios demasiado exigentes para el cuerpo.

Ni en la anorexia ni en la bulimia se han descubierto causas orgánicas, pero está comprobada la motivación psicológica de insatisfacción con la apariencia del cuerpo. La pregunta para ti Sonia como madre es: ¿notas que tus hijos llegan a tales extremos con tal de controlar su peso?

Sonia, la insatisfacción con uno mismo y su apariencia es un problema de baja autoestima. Entonces, tu tarea y la de tus hijos es trabajar en quererse uno mismo, aceptarse como es. Esto no quiere decir descuidarse, ¡al contrario!, comer bien, hacer ejercicio, arreglarse, lucir lo mejor posible para sentirse bien consigo mismo hace que la persona se acepte a sí misma y logre una vida de calidad, una vida emocionalmente sana y equilibrada.