Grupos de migrantes, que se encontraban en Tijuana, Baja California, marcharon desde el deportivo Benito Juárez, donde está instalado el albergue migrante, hacia el puente fronterizo El Chaparral.

Al llegar al cruce fronterizo, algunos centroamericanos intentaron cruzar hacia Estados Unidos rompiendo el cerco policiaco, lo que provocó algunos enfrentamientos.

Los centroamericanos llegaron a la entrada de la garita El Chaparral, en San Ysidro, California, donde los agentes intentaron detenerlos para que no ingresaran a territorio estadounidense.

Otros migrantes se brincaron el muro fronterizo por la zona de la colonia Libertad; pero con lo que no contaban era que ya los esperaban agentes de la Border Patrol, quienes lanzaron gas lacrimógeno y dispararon balas de goma.

Los migrantes portaban banderas estadounidenses y hondureñas pintadas a mano y gritaban: «¡No somos criminales! ¡Somos trabajadores internacionales!

El tráfico en dirección norte de la Garita de San Isidro en Tijuana, Baja California, fue cerrado, informó el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos.