El estadounidense Caeleb Dressel protagonizó uno de los momentos icónicos de Tokio 2020 luego de romper un récord olímpico y ganar la medalla de oro; sin embargo, el atleta trascendió este hecho y regaló la presea a su compañero Brooks Curry. Tras conquistar la primera de las seis medallas de oro a las que aspira Dressel en los Juegos Olímpicos, decidió no quedársela y después de la ceremonia de premiación se acercó a las gradas para entregársela a Curry.

Curry participó en las pruebas preliminares de natación en la prueba de 4×100 estilo libre, pero fue reemplazado por Dressel para la final de la competencia. “Tuve el trabajo más sencillo de la noche de cualquier allá afuera, lo pude ver por la TV, así que sentí que él (Brooks Curry) lo merecía un poco más que yo”, dijo el medallista olímpico en una entrevista recuperada por la cuenta de Twitter de USA Swimming.