El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibió a los Chiefs para festejar su reciente victoria en el Super Bowl LVII

Los Chiefs llegaron a la Casa Blanca y la pintaron de rojo…Este lunes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibió a los Kansas City Chiefs para festejar su victoria en febrero en el Super Bowl LVII ante los Philadelphia Eagles. Lo primero que les dijo Biden fue: ‘‘Están construyendo una dinastía con dos títulos en solo cuatro años’’… (¿¡oyeron Patriots!?) “Los Chiefs no solo tienen el título otra vez, sino que están construyendo una dinastía. Mantienen su fe y superan sus lesiones”, afirmó Biden durante un evento en el jardín sur de la Casa Blanca ante decenas de personas, incluidos varios políticos de Misuri, estado de los Chiefs. Kansas City ha ganado en total tres Super Tazones: el primero en 1970, el segundo medio siglo más tarde en 2020 y el tercero este año frente a los Eagles. 

El gran regalo

La visita del equipo ganador de la NFL a la Casa Blanca ya es toda una tradición. Además, el que también le obsequien algo al ‘‘inquilino’’ también es parte del folclor del evento. En esta ocasión, Patrick Mahomes, el quarterback, y Travis Kelce, el ala cerrada, le hicieron a Biden un regalo muy especial: una camiseta del equipo de color rojo y con la cifra 46, en alusión al número que ocupa en la sucesión de presidentes que han gobernado Estados Unidos a lo largo de la historia. El evento, en todo momento festivo y alegre, tuvo sus minutos para recordar a Norma Hunt -viuda del fundador de Kansas City Chiefs, Lamar Hunt, y madre del actual presidente del equipo, Clark Hunt-, quien murió este fin de semana a los 85 años de edad.