Para ayudar a los iraquíes perseguidos

Catholic Relief Services ha comprometido $1 millón inicial en financiamiento privado para ayudar a las víctimas de la escalada de violencia en el norte de Irak. Con la ayuda de nuestros asociados en Irak, CRS está actualmente suministrando alimentos, agua y artículos de primera necesidad para familias que desesperadamente necesitan los mismos. Durante los próximos seis meses, CRS espera más que duplicar nuestro compromiso inicial de $1 millón y ayudar a otras 30,000 personas mediante apoyo social y asesoramiento en caso de trauma, educación para los niños y preparación para reasentamiento a largo plazo.

La situación es espantosa”, dijo Kris Ozar, coordinador de respuesta de emergencia de CRS en Irak. “Las personas están totalmente traumatizadas después de haber sido obligadas a abandonar sus hogares bajo amenaza de muerte. Muchas no tienen más que la ropa que visten. Aquellas que trataron de empacar sus pertenencias fueron despojadas de todo, incluso de los anillos en sus dedos, en los puestos de control obligatorios”, dijo.

Con el apoyo de nuestros asociados de la Iglesia Católica en Irak, CRS ha brindado ayuda inmediata y vital a casi 4,000 familias obligadas a abandonar sus hogares por el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS). Los integrantes de minorías religiosas incluyendo cristianos, yazidíes, turcomanos y musulmanes chiíes han sido señalados como blancos de ataques. Muchos están viviendo en casas vacías, escuelas, clínicas, recintos religiosos y edificios abandonados, en condiciones de vida que se están deteriorando.

El Papa Francisco hizo un llamado a la unidad, pidiendo “seguridad, paz y un futuro de reconciliación y justicia, donde todos los iraquíes, cualquiera que sea su religión, puedan construir su nación juntos, creando un modelo de coexistencia”. Para obtener más información acerca de cómo CRS está ayudando a las minorías perseguidas en Irak.