Las  fiestas infantiles de cumpleaños pueden llegar a descalabrar el presupuesto familiar sino se planifican con anticipación y sentido de estrategia, sin que esto signifique renunciar a la diversión.

 Toma en cuenta la edad del festejado y escoge el tema para la celebración como punto de partida.

 Uno de los tips para no salirse del presupuesto es limitar el número de niños.

economia_fiesta

 Hay quienes ponen como regla la edad del niño para el número de invitados, pero la idea es que los pequeños la pasen bien y que mejor que con los amiguitos que más conocen y con los que mejor se llevan.

 Recuerda que es su fiesta y no la de los adultos.

 Establece un horario. La mayoría de los niños, y sobre todo los padres tienen un límite, procura de que la fiesta no se extienda más de tres horas, lo que te facilitará también la planificación de las actividades durante la duración del evento.

 Puedes dividir el tiempo en bienvenida, proyecto, torta y apertura de los regalos, por ejemplo, destinando entre 30 y 45 minutos a cada actividad.

 Una manera de ahorrar es crear un proyecto, bien sea culinario, como decorar galletas o hacer tu propia granola o manualidades como pintar la máscara de tu superhéroe favorito o un autorretrato. Por eso es importante tener un tema para la fiesta y diseñar la actividad en torno a éste.

 Lo mejor de todo es que el proyecto se convierte en entretenimiento y al mismo tiempo en el recuerdito o goodie bag, así que no hay que gastar en ello.

 No hagas de la comida lo más importante. Evita los almuerzos o las cenas. Los

niños están más interesados en jugar que en comer.

Si la fiesta es en la tarde con tener una merienda o algunas cosas para picar va a ser más que suficiente. Prepara

una limonada y te evitas el gasto en sodas y ofreces una alternativa más saludable.

 Usa el Internet para las invitaciones y notas de agradecimiento.

 También para la decoración, puedes bajar las instrucciones para realizar estrellas de cartulina o pompones de papel de seda.

 Date una vuelta por las tiendas de todo a dólar que ofrecen artículos  para decorar y servir, de más decir que económicos.

 Dependiendo del número de invitados, la edad y el tamaño de tu casa puedes elegir entre un parque o tu patio. Si vives en un complejo puedes hacer uso de las instalaciones comunes.

 La ventaja del parque es que te  ofrece  el  entretenimiento, pero en casa puedes crear   un campamento por ejemplo si tienes carpas y realizar actividades como halar la cuerda, una competencia para desenredar nudos, etc relacionadas con el camping.

Hazlo tú misma. La merienda, la torta y los cupcakes es algo que puedes hacer en casa, con ayuda de alguna amiga o familiar.

 Recuerda que los niños no necesitan mucho para divertirse y lo importante es pasar un buen rato, que quede en su memoria y que perdurará  para siempre.

  Muchas veces debes cortar ciertas cosas que pueden gustarle a los niños pero que pueden afectar grandemente a tu bolsillo, y reemplazarlo con decoraciones hechas en casa.