Entre nenes te veas

Quieren expresar su independencia

Pixabay

Pixabay

Bostezan, se les cierran los ojos de sueño, se ven cansados, se acuestan en el suelo, hasta lloran pero nada que se quieren dormir… ¿Por qué? Para cuando eso pasa es que los nenes ya están en una edad en la que ya perciben muy bien su entorno y no quieren perderse ningún detalle de ese mundo que les rodea y quieren seguir viendo y haciendo. Por otro lado ya se descubrieron como un ser separado de mamá y el momento de la siesta se convierte en una excelente posibilidad de manifestar su independencia aunque eso represente lucha de poder.

 

 

Siesta por la tarde

Es entre los 13 y 18 meses que las siestas empiezan a reducirse hasta que con el tiempo lleguen sólo a una al día. Es muy común que muchos niños ya no quieran dormir por la mañana, así que la siesta se puede pasar por la tarde y el momento ideal es justo después de comer, para que no quede muy cerca de la hora de dormir por la noche.

Pixabay

Pixabay

 

 

Establecer rutinas

Es importante establecerle una rutina, eso es de gran ayuda para ellos porque les da seguridad al saber que sigue y les permite programarse mentalmente y físicamente en para sus actividades. Muchos adultos no tenemos rutinas y eso dificulta hacer una rutina para ellos pero imaginen que ustedes ya saben a que hora va a estar dormido su bebé, eso les permitiría entonces programar alguna actividad para ustedes.

Pixabay

Pixabay

 

No te rindas

Tu bebé puede expresar una y otra vez que no quiere tomar siesta, no importa. Con amor y con paciencia lo llevas una y otra vez hasta que él aprenda que es algo que tiene que hacer y se esta actividad se integre a su vida. Tú sabes que le estas haciendo bien y por eso permitas que esto se convierta en una guerra, es sólo cuestión de mantener la calma y cuando veas como se levanta tu bebé más contento, con chispa y sonriente, verás que habrá valido la pena todo el esfuerzo.

Pixabay

Pixabay

¡Tú qué dices mamá!