Luis Rodríguez – Corresponsal en México Miniondas/FarándulaUSA

Con una goleada sobre el Morelia, Cuauhtémoc Blanco se despide del fútbol profesional

Cuauthémoc Blanco se despidió de la cancha y de la afición

El ídolo azulcrema dejó por un momento la política para volver a mostrar su magia dentro de la cancha, lo que provocó que las Águilas del América se contagiaran y dieran un gran partido. Desde que salió a calentar, el júbilo se sintió en los aficionados que se le entregaron a Blanco al darle una tremenda ovación.

Ya en el arranque del encuentro, las Águilas tomaron el control del partido.

Pasaron los primeros minutos y “Cuau” entró en ritmo. Al minuto 8 estuvo a punto de hacer un golazo, cuando tomó el balón y se enfiló a la altura de la media luna del área contraria donde bombeó el esférico que fue a dar en el travesaño.

Cuauhtémoc demostró su talento con toques de primera intención y cambios de juego precisos. Al 32’, trató de recortar a Carlos Morales en el área, pero el defensor le impidió pasar y terminó por dar en el césped.

Cuauthémoc Blanco se despidió de la cancha y de la afición

La locura entre la afición se desató cuando el eterno capitán americanista realizó la famosa   “Cuauteminha” cuando Armando Zamorano y Facundo Erpen trataban de quitarle el esférico.

Minutos después el momento de partir llegó y el ‘Temoc’ salió de cambio  ovacionado y los gritos de “¡olé, olé, olé, Blan-co, Blan-co!” hicieron retumbar el Estadio Azteca

Cuauthémoc Blanco se despidió de la cancha y de la afición

Tras la salida del Cuauhtémoc, los goles de las Águilas llegaron , el primero de Oribe Peralta quien al minuto 42 empujo un balón que le envió Darwin Quintero. El delantero fue a la banca, le dedicó la anotación e hizo reverencia a “Cuau”. El cuadro azulcrema aprovechó el momento anímico y Rubens Sambueza se internó en el área, sirvió para Quintero, quien mandó su disparo al fondo de las redes al 45

Al descanso, la directiva azulcrema reconoció a Blanco, quien dio la “vuelta olímpica”. Para cerrar el festejo, Cuauhtémoc hizo su tradicional festejo en el círculo central.

La fiesta siguió para el Segundo Tiempo y el América salió enchufado y de inmediato se hizo presente en el marcador con  gol de  Quintero al 49’ , Tres minutos después Monarcas descontó gracias a un remate de cabeza de Enrique Pérez.  Pero Michael Arroyo cobró un penal para hacer el 4-1 al 70’.

Al final, los aficionados azulcremas aplaudieron a los jugadores, pero principalmente a su ídolo Cuauhtémoc Blanco. Así fue la despida de aquel joven que debutó con la playera de su corazón en el ya lejano cinco de diciembre de 1992.  América y  su afición perdió un ídolo, pero ganó una leyenda.

 

Fuente: Luis Rodríguez-Corresponsalía en México — Miniondas/FarándulaUSA

Foto: Corresponsalía en México-Miniondas-FarándulaUSA