Según un reporte del “USA Today”, los fraudes le cuestan a las personas de este país más de $1.6 billones de dólares anualmente. Por su parte, la Comisión Federal de Comercio (FTC) reportó que más de 2 millones de casos de fraude fueron reportados en 2013; en California los reportes superaron las 40,000 quejas considerándose el mayor número.

 

Los ladrones de identidad usualmente llaman por teléfono a sus víctimas y las convencen que revelen números de seguro social, números de cuentas bancarias, de licencias de manejo, y fechas de nacimiento. Hoy día los delincuentes tienen maneras sofisticadas para engañar a las personas y obtener su información personal y el problema se ha agravado  con el uso de las redes sociales y el internet.

 

Según un reporte del Departamento de Justicia  cada 3 segundos hay una víctima más de fraude o robo de identidad.

 

Los delincuentes engañan a sus víctimas diciéndoles que han ganado un premio de miles de dólares en una lotería. En otros casos contactan a sus víctimas para decirles que una persona desconocida y adinerada en otro país quiere compartir su fortuna con ellos pero que antes de que reciban su parte deben enviar una suma de dinero por costos de transferencia u otros gastos.

 

Los delincuentes pueden sustraer información de las carteras de sus víctimas; de los basureros donde inadvertidamente las personas tiran documentos con información confidencial; por teléfono, haciéndose  pasar como representantes de compañías comerciales, de seguro, instituciones de beneficencia, bancos, instituciones gubernamentales como el IRS (Agencia Federal de Impuestos) o el Seguro Social para obtener con engaños la información confidencial que necesitan.

 

Los adultos mayores son frecuentemente escogidos como víctimas por los delincuentes porque son más vulnerables; también porque creen que las personas mayores tienen reservas de dinero en efectivo y es improbable que revisen constantemente sus cuentas bancarias o estados de tarjetas de crédito.

 

El uso del internet para cometer este tipo de delitos ha ido en aumento en los años recientes; los delincuentes utilizan  programas en computadoras que interceptan correos de salida y entrada de las víctimas y luego  filtran la información confidencial para sus propósitos delictivos causando daños en gran escala, es decir que afectan a muchas personas simultáneamente.

 

Algunas medidas para evitar ser víctima de este crimen incluyen:

 

  • No crea cuando le dicen que ha ganado un premio en el cual no ha participado
  • Nunca proporcione información confidencial como números de seguro social, cuentas bancarias, o fechas de nacimiento.
  • Si le ofrecen algo gratis, proceda con cautela; pida más información y llame usted mismo a la compañía para confirmar lo que le dicen.
  • Revise sus reportes de créditos y estados de cuenta de depósitos bancarios y tarjetas de crédito regularmente. Para obtener gratis su reporte anual de crédito puede llamar al 1 (877) 322-8228.
  • Instale antivirus en su computadora. No abra correos electrónicos de personas o instituciones que usted no conoce.

Recuerde, cualquier oferta de dinero o productos de una fuente desconocida y que usted no ha solicitado puede ser un intento de fraude y si usted sospecha que la oferta es demasiado buena para ser verdad, lo más probable es que sea una estafa. Por eso nunca provea su número de seguro social innecesariamente o provea información confidencial por teléfono, por el correo o en internet a menos que quien inició el contacto haya sido usted personalmente.

 

Si usted ha sido víctima actúe inmediatamente y repórtelo. Puede encontrar más información en la página web de la Comisión Federal de Comercio:  www.consumer.ftc,gov  ¡NO SE DEJE!®

Para mas información: www.damfirm.com