Los hispanos ya en 2016 representaban el 17% de la población total en los Estados Unidos, lo que quiere decir que en el país norteamericano radican más de 55.2 millones de personas de origen latino. De estos, el 63% son mexicanos –34,7 millones de personas–, el 10% puertorriqueños –5 millones–, el 3,8% salvadoreños –2 millones–, el 3,7% cubanos –igual, dos millones–, el 3% dominicanos –1,7 millones–, el 2,3% guatemaltecos –1,3 millones–, y el 14% restante proviene de España u otros países de América Latina.

Se estima que para el año 2060 “la población hispana representará un 28,6% del total de la población del país”, lo que se traduce en 119 millones de latinos o hispanos viviendo en los Estados Unidos. Actualmente los estados con mayor población latina son California con 14,4 millones, Texas con 9,8 millones, Florida con 4,4 millones seguidos por Nueva York e Illinois. Como podemos ver la comunidad latina en el país del norte no sólo crece año con año, sino que su papel en la sociedad va cobrando mayor importancia, no por nada el voto hispano jugó un papel clave en la victoria de Obama en 2012. Sin embargo, la importancia de la comunidad latina en los EE UU no es tan reciente, pues ya en 1968 el Presidente Lyndon B. Johnson reconoció la importancia de celebrar las contribuciones de la comunidad hispana al crecimiento y desarrollo de los Estados Unidos, y proclamó una ley para instaurar la Semana Nacional de la Herencia Hispana. Este es el origen de lo que hoy conocemos como Mes de la Herencia Hispana. Dicha semana debía iniciar el 15 de septiembre, fecha que coincide con las celebraciones de independencia de cinco países latinoamericanos: Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua, y está muy próxima a las celebraciones de México y Chile, el 16 y el 18 de septiembre respectivamente.
En 1987, el Representante de California, Esteban Torres, solicitó que la celebración se ampliará a un mes entero. Dentro de sus argumentos, Torres declaró: “queremos que los americanos aprendan de nuestra herencia.

Queremos que el público sepa que compartimos un legado con el resto del país, un legado que incluye a artistas, escritores, medallistas olímpicos y líderes en diversos ámbitos, el cine, la ciencia, el gobierno… Un mes de celebración le permitirá a nuestra nación observar y coordinar propiamente eventos y actividades que celebren la cultura hispánica.”