Miles de personas fueron testigos del último recorrido de la leyenda del boxeo de todos los tiempos.

Por Raúl Chapa

Una gran multitud salió a las calles para acompañar en su trayectoria y posteriormente despedir a la leyenda del boxeo Muhammad Ali, fallecido hace una semana y que hoy será incinerado en su pueblo natal de Louisville, Kentucky.

Tras una hora de retraso comenzó la procesión del considerado más grande boxeador de todos los tiempos por las calles de Louisville, ciudad donde descansará eternamente la leyenda y tres veces campeón mundial de peso completo.

El ataúd color rojo cereza tapizado con un tapiz islmámico salió de la funeraria pasadas las 10:30 hora local y comenzó su recorrido, escoltado por limusinas y vitoreado por cientos de personas que gritaron «Ali, Ali» cuando pasaba frente a ellos el cortejo fúnebre.

El recorrido incluyó lugares importantes en la vida de Muhammad, como su antigua casa, el museo que lleva su nombre y el gimnasio al que acudió por vez primera, el Muhammad Ali Center y el boulevard con el nombre de la leyenda.

Estuvieron presentes ex pugilistas como Mike Tyson y Lennox Lewis, el actor Will Smith quien personificó al boxeador en una producción cinematográfica llamada Alí y el presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Mauricio Sulaimán, quien desde el pasado miércoles voló a la ciudad de Louisville para estar al lado de la familia de Ali.

En el cementerio Cave Hill, se realizó una ceremonia privada con la familia del ex pugilista, que murió a los 74 años; su lápida solo tiene escrita el nombre ‘Ali’/ A la ceremonia también acudieron el ex presidente Bill Clinton y la el comediante Billy Crystal.

Una avioneta cruzó el cielo de Louisville, desplegando una banda con el mensaje: ‘Ali, el más grande’.

Ali eligió el Cementerio Cave Hill, que está en el Registro Nacional de Lugares Históricos, como su lugar de descanso final hace una década.

Ali-800