El propósito primario de la fianza es establecer un procedimiento para asegurar que el acusado vuelva a la corte para el juicio y además permitir que el acusado permanezca libre mientras las cortes criminales determinan su culpabilidad o inocencia.  El monto de la fianza la fija generalmente un juez en la primera comparecencia en corte después del arresto. La fianza también previene la imposición del castigo antes de ser declarado culpable puesto que toda persona se presume “inocente hasta que no se le compruebe lo contrario”.  Permanecer libre durante los procedimientos criminales permite que el acusado asista personalmente en la preparación de su defensa ayudando a su abogado para contactar testigos y para reunir evidencia importante.

 

El método más común de arreglo para que un acusado quede libre de custodia (cárcel) antes de su juicio es el sistema de la fianza monetaria. La familia del acusado puede ya sea depositar la cantidad total de la fianza fijada por el juez, o puede pagar honorarios a un fiador (que  generalmente es el 10% de la fianza total fijada por el juez) quien se encarga de presentar la cantidad total de la fianza.  El fiador requerirá generalmente una garantía inmobiliaria como respaldo para asegurar el reembolso del dinero.

 

Los inmigrantes que no se han convertido en ciudadanos americanos enfrentan problemas especiales si son arrestados pues los jueces a menudo consideran que es más probable que salgan de este país para evitar el riesgo de encarcelamiento posterior, de ser encontrados culpables.  Consecuentemente, pueden fijar una fianza mucho más alta o negarla completamente.  También, si el inmigrante no está legalmente en el país, las autoridades de inmigración son informadas y giran una orden de retención sobre el acusado. Esto significa que aunque la familia pague a un fiador para que deposite la fianza, el demandado no será liberado. En estos casos no debería obtenerse fianza.

 

Los familiares de la persona que está arrestada tienen que hacer algunas decisiones muy difíciles cuando se llega a lo de la fianza. Las esposas o los padres sienten frecuentemente que esto es una emergencia familiar y que se debe hacer inmediatamente todo lo posible para que el ser amado salga de la cárcel.   Esto hace que la familia tome decisiones precipitadas que pueden ser errores costosos en vez de conseguir asesoramiento jurídico apropiado de un abogado que se especialice en defensa criminal.

 

A veces es mejor no apresurarse a gastar el escaso dinero en una fianza.  Por ejemplo, si la fianza es de $50,000, la familia tendría que pagar $5,000 a un fiador como honorario para depositar los $50,000.  Esto únicamente permitiría que el acusado estuviera libre durante los procedimientos de la corte y solamente si él comparece puntualmente en cada audiencia programada en el caso.  Muchas veces, los $5,000 se pueden utilizar para emplear a un buen abogado que luego pueda solicitar que el juez reduzca la cantidad de la fianza o deje libre bajo palabra al acusado.   Así pues, en vez de pagar al fiador $5,000 de la fianza que nunca serán devueltos, el dinero se puede utilizar para contratar una verdadera representación legal del acusado.

 

Cuando alguien de la familia es arrestado, es por supuesto una emergencia familiar.  Por ello lo primero que debe hacerse es contactar inmediatamente a un abogado experimentado en defensa criminal antes que todo lo demás.  Él ayudará a tomar todas las decisiones importantes para evitar que se incurra en errores costosos que pueden tener consecuencias muy negativas.

 

 ¡NO SE DEJE! ®

El Lic. Araujo es experto comentarista sobre asuntos legales.  Su bufete se especializa en la representación de personas lesionadas en accidentes de trabajo y en general.  Es autor del único libro bilingüe sobre las leyes de los EE.UU., La Ley y Sus Derechos Legales/The Law and Your Legal Rights; asimismo es catedrático universitario sobre materias legales.  En la actualidad, funge como Asesor Jurídico del Consulado de México y El Salvador en el Condado de Orange.  Puede comunicarse con el Lic. Araujo al 714-835-6990, ó al 1-800-248-4100 Web Site:  http: //www.jessaraujo.com  — E-Mail:  *+