Una investigadora de la UNAM resaltó que el dormir se trata de una condición patológica la cual provoca diversos problemas de salud, entre ellos la obesidad

Los requerimientos laborales o sociales que hacen dormir a las personas más tarde o despertar antes de lo que el reloj biológico requiere, contribuye al desarrollo de obesidad, señaló la investigadora de la UNAM, Lucía Mendoza Viveros.

«En las personas se ha visto que la privación aguda de sueño afecta la tolerancia a la glucosa y la respuesta a la insulina; es decir, el metabolismo responde de manera inadecuada», apuntó la maestra en Ciencias Bioquímicas.

En un comunicado de la máxima casa de estudios, la científica posdoctoral del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM, quien estudia los ritmos biológicos en mamíferos, sostuvo que cuando dicha situación es sostenida, durante años de trabajo nocturno o desveladas, las consecuencias pueden ser graves.

«Nos encargamos de ver cómo el cuerpo regula los procesos que varían a lo largo del día; uno de ellos es el metabolismo», dijo la doctora en Biología Celular por la Universidad de Toronto, experta en analizar la relación entre relojes biológicos y metabolismo, y cómo se producen patologías cuando no están sincronizados.

La ganadora de la Beca para Mujeres en la Ciencia L´Oreal-UNESCO- Conacyt-AMC 2019, por dicho estudio, afirmó que aunque la investigación se realiza en ratones, es de relevancia, en especial por la prevalencia de obesidad entre la población.

“En las personas se ha visto que la privación aguda de sueño afecta la tolerancia a la glucosa y la respuesta a la insulina; es decir, el metabolismo responde de manera inadecuada”

Lucía Mendoza Viveros.
investigadora de la UNAM