Un gran jurado en St. Louis, Missouri, ha decidido no procesar al oficial de policía Darren Wilson por la muerte del adolescente afroestadounidense desarmado Michael Brown, causada debido a disparos. El fallo llega después de tres meses de deliberación del jurado, compuesto por nueve personas caucásicas y tres afroestadounidenses. Durante el proceso también se contó con cuatro horas de testimonio del propio Wilson.

La decisión del gran jurado provocó indignación en Ferguson y comunidades de todo Estados Unidos, que ven la muerte de Brown como parte de un modelo a gran escala de maltrato policial de la gente de color. Poco después del veredicto, la policía disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes en Ferguson. Al menos una decena de edificios en Ferguson fueron asaltados y quemados; durante la noche, se escucharon disparos esporádicos. Se arrestó al menos a 61 personas.