Los Juegos Olímpicos de París 2024, programados del 26 de julio al 11 de agosto, marcarán un momento histórico con la inclusión del breakdance como deporte oficial.

Esta disciplina, que tiene sus raíces en la cultura urbana de Nueva York en la década de 1970, se presentará por primera vez en el escenario olímpico, fusionando deporte y arte en un espectáculo sin precedentes.
Los B-boys y B-girls, como se conoce a los practicantes, han llevado esta forma de baile a niveles impresionantes de técnica y creatividad.

Competencia de alto nivel

En París 2024, los mejores B-boys y B-girls del mundo competirán por las medallas olímpicas, mostrando su habilidad en batallas uno contra uno. La competencia se centrará en la creatividad, la técnica, la fuerza y el estilo, con jueces evaluando cada aspecto de las actuaciones. Países con fuertes tradiciones en el breaking, como Estados Unidos, Rusia, Japón y Corea del Sur, estarán entre los principales contendientes.

La competición de breaking tendrá lugar en La Concordia del 9 al 10 de agosto de 2024. En los próximos Juegos Olímpicos competirán 16 B-boys y 16 B-girls que se enfrentarán en batallas de 1 contra 1 bailando sobre una música aleatoria que no conocen de antemano pinchada por un DJ.