¡Saludos mis muchachos! Como siempre hay de todo y ahora me escribió Tere para contarme acerca de su hermana Martha, con una historia que desafortunadamente es muy común en nuestros tiempos. Resulta que su hermana, quien tiene 3 hijos, está totalmente enganchada con las drogas, está y no está en su casa porque cuando le dan sus crisis se va por lo menos por una semana. Aquí se forma un triángulo que está conformado por Martha, sus hijos y su familia, por lo que hay que tratar en tres partes la dinámica que se desata.

Por un lado está Tere y su familia que quiere ayudar pero no saben como. El esposo de Tere quiere que Martha se retire, se trate y ya después regrese, pero Martha se opone, ella prefiere que su hermana esté cerca.

En otro punto están los hijos de Martha, ellos están enojados, rebeldes, se sienten solos, confundidos, no saben qué pasa con su mamá, no saben si los quiere o no, no saben por qué su mamá se va y se comporta así con ellos, se sienten culpables y también dolidos.

Finalmente Martha, quien es una persona enferma y como tal la adicción que padece la rebasa. Ella es una buena persona, pero cuando entra en crisis ya no es ella, no puede pensar ni tomar buenas decisiones, no puede tomar acciones buenas para nadie.

Aquí lo que es muy importante entender es que las tres partes tienen que ser tratadas por separado, todos necesitan ayuda ya que cada quien sufre de diferente forma el problema, y Martha tiene que dar el primer paso para poder curarse, ella tiene que querer, si no nadie puede ayudarla.