La humedad, la fuerza del viento y la lluvia se combinaron con toda precisión para generar el enorme tornado que devastó Moore, Oklahoma, combinación que liberó una asombrosa cantidad de energía al grado de opacar el poder de la bomba atómica que arrasó con Hiroshima.

El martes por la tarde, el Servicio Meteorológico Nacional lo clasificó en el tope de la escala, como un tornado EF-5, por la velocidad de los vientos y la severidad de los daños. Se calcula que los vientos alcanzaron velocidades de entre 324 kilómetros por hora (200 mph) y 340 kph (210 mph).

Durante ciertos momentos el tornado tuvo un ancho de 2 kilómetros (1,3 millas), y su paso se prolongó durante 27.5 kilómetros (17 millas) y un tiempo de 40 minutos, mucho tiempo en el caso de un tornado normal, pero no demasiado inusual para uno tan violento, dijo el meteorólogo investigador Harold Brooks, del Laboratorio Nacional de Tormentas Severas en Norman, Oklahoma. Menos de 1% de to- dos los tornados en Estados Unidos tienen tal nivel de fuerza, y ocurren sólo 10 veces al año, dijo.

RELATAN SU HISTORIA

Los residentes de Oklahoma que lograron sobrevivir al devastador tornado que dejó decenas de muertos y cientos de heridos, aún no asimilan el drama que enfrentaron.

Algunos de ellos vivieron episodios dignos de ser contados, ya sean encuentros emotivos con sus familiares o hasta sus mascotas, así como el relato de aquellos que pese a que el lugar donde se encontraban quedó hecho pedazos, lograron preservar sus vidas.

Un milagro fue lo que sucedió a una anciana que mientras una ofrecía su testimonio sobre el tornado a la televisión, ante su casa totalmente destruida, halló vivo a su perro entre los escombros.

“Pensé que Dios sólo había atendido a una de mis oraciones, la de permitirme estar bien. Pero él respondió a mis dos plegarias, porque esta era mi segunda petición (que el perro estuviera vi- vo)”, dijo al borde del llanto.

Comparado con una potencia mayor que la bomba atómica de Hiroshima, el tornado que devastó la comunidad de Moore, Oklahoma dejó a su paso una masiva destrucción que asciende a miles de dólares, afirman aseguradoras.

El tornado de escala EF-5, cuyos vientos alcanzaron los 324 y 340 kilómetros por hora, acabó con todo a su paso causando daños que alcanzarían los $2,000 millones, según un cálculo preliminar del Departamento de Seguros de Oklahoma, publicó The Associated Press.

REGRESAN

Los residentes regresaban gradualmente a uno de los suburbios más afectados en Oklahoma: Moore. Lidiando pérdidas masivas y un futuro incierto.