Lily presenta un drone de acción que sigue al usuario

El efervescente mercado de los drones de consumo sigue evolucionando con la llegada de modelos cada vez más sofisticados, pero también de otros con funciones inéditas que ayudan a diferenciarlos de una competencia feroz y cada vez más densa.


Uno de estos aparatos poco habituales es el Lily Camera, un peculiar cuadricóptero que aspira a convertirse en el GoPro de los drones. El rasgo más interesante de Lily Camera es que está desprovisto de un mando a distancia al uso.


En lugar de ello, Lily Camera sigue al usuario usando un localizador portátil que puede llevarse en la muñeca o cualquier otra parte del cuerpo, lo que lo convierte en un auténtico drone para selfies. Puesto que no posee de ningún tipo de sistema anticolisiones, su uso se restringe a espacios abiertos.

 

El localizador tiene un doble propósito, puesto que integra un micrófono gracias al cual es posible grabar sonido a nivel de tierra en lugar del zumbido de los rotores y combinarlo con el vídeo.
La cámara, que está integrada en el propio chasis para garantizar la resistencia del drone al agua, posee múltiples posibilidades de captura, soportando grabación a 1080p con 60 fotogramas por segundo y 720p con 120 fotogramas para tomas de cámara lenta.
La falta de un gimbal externo hace posible transportar el drone en una mochila y facilita su lanzamiento con las propias manos.

Para ver el video:https://www.youtube.com/watch?v=4vGcH0Bk3hg