Gaddi Vázquez, ex embajador de los E.E.U.U afirma que se debe asumir la responsabilidad que corresponde a cada uno

|Luis Arritola – Miniondas

Después de 20 años de cambios sociales profundos, “el condado de Orange es un ejemplo de como la diversidad puede lograr una economía más fuerte”, asegura Gaddi Vásquez, VP de S.C. Edison y ex embajador de los E.U. para las agencias de Comida y Agricultura de las Naciones Unidas, al observar que “hace apenas 15 años no éramos tan plurales ni tan diversos” y ahora la comunidad “se ha transformado”.

Las evidencias son claras, asegura Vásquez en entre- vista con Miniondas en el 20avo. Aniversario de la Hispanic Education Endowment Fund, fondo educativo que ayudó a crear en 1993 cuando era supervisor del condado de Orange, “ciudades como Anaheim ya tienen un porcentaje de latinos que es la mayoría, y en otras ciudades tenemos concejales y hasta alcaldes, un cambio que entonces no nos podíamos imaginar”.

Sin embargo, el crecimiento demográfico hispano no va a la par de su desarrollo edu- cativo y de logro de oportunidades profesionales en el mercado de trabajo, “pero estas oportunidades no debemos esperar que vengan de fuera, nosotros debemos de asumir nuestra porcentaje de responsabilidad que nos corresponde”, asevera Vásquez quien originalmente se desempeñó como agente de policía.

“En la década de los 80’s dijeron que era la década de los latinos, pero en los ochentas no hubo el impactoesperado. Luego en los 90’s aseguraron que “el gigante había despertado”, pero es hasta ahora –en el siglo 21- que vemos a muchos latinos en las universidades terminando sus carreras, y por medio de eso la comunidad (latina) se va empoderando”.

Gaddi Vásquez ve con optimismo el futuro de los latinos en Estados Unidos, un país muy distinto al que el creció, porque la nueva generación de latinos preparándose y yendo a los colegios y universidades “por medio de ellos se seguirá impactando a otros, creando mas emprendedores y profesionales latinos que crecen con la mentalidad de que ‘si él puede, yo también’”.

Gaddi insiste: “Si en primer lugar reconocemos que nosotros debemos asumir nuestro porcentaje de responsa- bilidad, identificar nuestras prioridades dejando de ser espectadores y participar activamente en el comercio y la educación, ocuparemos el lugar que nos corresponde en la sociedad americana. ¡Debemos tener poca paciencia!”, asevera Vásquez.

Porque el tiempo de germinación ha concluido, y también la espera: “Hace 20 años un grupo de personas tuvo la visión y la determinación de crear un fondo educativo de donativos de becas que ha superado los $3 millones y beneficiado a cientos de estudiantes latinos brillantes a quienes apoyamos en sus sueños. Ahora son ellos los que están inspirando y ayudando a otros. Ya no es tiempo de esperar sino de participar”, finalizó Vásquez.