¿Qué es la enfermedad de Buerger?

La enfermedad de Buerger afecta los vasos sanguíneos en los brazos y las piernas. Los vasos sanguíneos se inflaman, lo cual puede impedir el flujo de sangre y ocasionar la formación de coágulos. Esto puede causar dolor, daño de los tejidos y hasta gangrena (muerte o deterioro de tejidos del cuerpo).1 En algunos casos, pueden ser necesarias amputaciones.

¿Cúales son los síntomas más comunes?

Los síntomas más comunes de la enfermedad de Buerger son:

  • Manos o pies pálidos, rojos o morados.
  • Manos o pies fríos.
  • Dolor en las manos y los pies; puede ser intenso; puede sentir ardor o cosquilleo; a menudo ocurre mientras se está quieto.
  • Dolor en las piernas, los tobillos o los pies al caminar, con frecuencia localizado en el arco del pie.
  • Cambios en la piel, llagas dolorosas o úlceras en las manos o los pies.
  • Casi todas las personas con la enfermedad de Buerger fuman cigarrillos. Sin embargo, esta enfermedad puede darse en personas que consumen tabaco en otras formas, como las que lo mascan. Las que fuman 1½ paquetes de cigarrillos al día o más, tienen más probabilidades de contraer la enfermedad de Buerger.

    Los investigadores están haciendo estudios para entender de qué manera el tabaco aumenta el riesgo de la enfermedad de Buerger. Una teoría es que las sustancias químicas del tabaco irritan el revestimiento de los vasos sanguíneos, haciendo que se inflamen.