X11

Quejas de bajo rendimiento académico ponen en crisis al Distrito Escolar de Anaheim

Los padres de familia hacen que su voz se escuche en la escuela Palm Lane Elementary del Distrito Escolar de Anaheim, iniciado un proceso legal para convertir su escuela en un ‘Charter School’ apoyados en la ley estatal “parent trigger’.

Durante años, dicen los padres de familia de Palm Lane, esta escuela localizada en uno de los barrios más pobres de la ciudad de Anaheim, ha experimentado problemas de bajo rendimiento académico de sus hijos y descuido de las autoridades escolares quienes han ignorado su preocupación por que la situación mejore.

“Ya tiene tiempo de que estamos preocupados por la educación, la escuela va muy baja y el distrito no ha hecho nada por traer programas, entonces nosotros decidimos hacer algo como papás yendo a tocar las puertas del distrito, nada más queríamos dialogar para ver qué se podía hacer y cómo podíamos ayudar como papás”, dijo Maggie, madre de un niño de sexto grado de Palm Lane.

La respuesta de las autoridades escolares fue “cerrarnos las puertas. No nos quisieron escuchar”, aunque solicitaron repetidas veces tener un diálogo demandándolo con carteles en manifestaciones públicas y en las reuniones regulares de la junta directiva del Distrito Escolar de Anaheim.

Recurrieron -sigue diciendo la señora Maggie- a todas las opciones a su alcance, incluidos la Unión de Maestros y en las reuniones de Los Amigos of Orange County, “pero no nos apoyaron, nadie nos apoyó”. Su último recurso entonces fue juntar firmas y recibir el apoyo del senador Bob Huff y de la exsenadora estatal Gloria Romero, quien fue la autora de una legislatura que da a los padres el poder de tomar decisiones y hacer cambios administrativos tan decisivos como cambiar el estatus de la escuela para convertirla en una Charter School.

“Muchos dijeron que sí, que ya estaban cansados. Lo hacemos por el futuro de los niños, porque mi hijo va en sexto grado y lee como de cuarto, y no solo él, muchos. Cualquier padre al que le preguntes como un 60-70 por ciento de los niños de la escuela están debajo de su nivel de lectura y matemáticas”.

La ley ‘Parent Tigger’ una nueva herramienta legal para los padres de familia
Teresa Hernández, miembro del Lincoln Club de Orange County, una de las agrupaciones comunitarias en apoyo del grupo de padres de familia inconformes con tanto tiempo de “fracasos escolares”, considera que “es justo que cada niño tenga la mejor educación sin importar dónde vive o de dónde viene”. La medida de crear una escuela Chárter en reemplazo de una escuela pública regular, agregó Hernández, tiene ventajas que permitirán desempantanar los bajos índices escolares de Palm Lane Elementary:

“Las dos escuelas son públicas, pero una es chárter, y las dos reciben dinero del Estado. En California el rendimiento escolar de la mayoría de los chárter school son más altos que el de las escuelas públicas, las clases son más pequeñas (menos estudiantes por clase), ofrecen computadoras y programas que no ofrecen las escuelas públicas regulares, y los padres tienen más control (participación) en la educación de sus hijos, y los padres dicen, ‘bueno, vamos a tratar con una escuela chárter, a lo mejor le damos a nuestros hijos una mejor educación’”.

Al solicitar convertir la escuela Palm Lane en escuela Charter, “yo sé que ya no va a pertenecer al distrito, va a ser una escuela independiente pero no es privada como ellos (en el distrito escolar) dicen, es una escuela del gobierno, lo único es que los fondos que dan a cada niño ya no van a ir directo al distrito sino a la escuela para que sea administrada por una organización que nosotros vamos a elegir”, expone por su parte la señora Maggie.

Tras reunir alrededor de las dos terceras partes de firmas de los padres de familia de la escuela (la ley ‘Parent Tigger’ pide alcanzar al menos el 51% de firmas), ahora los padres habrán de esperar alrededor de unos 40 días, plazo de verificación de las firmas presentadas oficialmente el pasado 14 de enero, para que el distrito escolar tome una decisión.

Sin embargo, afirman los padres de familia, en caso de ser negada la solicitud de formar una Charter School, escalarán al siguiente nivel pidiendo la intervención del Departamento de Educación de Orange County.