El mundo está afectado por la epidemia del Coronavirus. Por esta razón y para poder controlar el número de casos positivos, se ha recurrido a la cuarentena. En muchos lugares la policía y la milicia se han encargado de vigilar las calles para evitar al máximo que los habitantes salgan de sus casas sin algún motivo de extrema necesidad. El primer país en adoptar esta medida fue China, donde los resultados del aislamiento han comenzado a dar resultados, tras 56 días de apegarse a esta condición. El coronavirus ha dejado más de 81.304 personas infectadas y el número de fallecimientos asciende a más de 3.259. Como resultado del aislamiento, afortunadamente el número de contagios y muertes ha disminuido de forma considerable.

En Europa, Italia y España, fueron las primeras naciones en adoptar esta medida, ya que los casos comenzaron a extenderse por todas sus ciudades, y aún no han podido frenar como en muchos otros lugares el número de casos positivos y los fallecimientos. La situación actual en España es trágica. Los fallecimientos continúan subiendo, superando ya las 1.700; mientras, el número de contagios crece como de forma alarmante, con más de 28.000 personas infectadas. Se trata, por desgracia, de cifras que irán subiendo con el transcurso de los días, mientras se espera que los resultados de la cuarentena comiencen a dar resultados. Ciudades y sitios que normalmente están repletos de turistas, hoy lucen solas y tristes. Venecia, sigue con sus famosos canales sin tráfico de visitantes, el Vaticano, luce vacío. Roma y sus famosos sitios históricos, comenzando con el Coliseo, lucen desiertos, en espera que la cifra de contagios y fallecimientos se pueda por fin detener. La cuarentena en Italia, que es el país más infectado en Europa, dio comienzo el 10 de marzo, cinco días antes que España. Y ya son más de 53.500 los casos de contagio, y los fallecimientos ascienden a los 4.825, colocándose a la cabeza de los países con más muertes por el coronavirus -superando incluso a China.