Regresar a la normalidad que se disfrutaba antes de la pandemia dependerá de cada individuo y sus buenas decisiones privadas por el bien de la salud pública.

Ante la proximidad de las fiestas navideñas, la Organización Mundial de la Salud pidió no ignorar las medidas generales para evitar la propagación del Covid-19.

Asimismo, se exhortó a la población mundial a tomar en serio las posibles consecuencias de no atender el llamado de las autoridades de salud de cada país.

Este año, las celebraciones por la temporada navideña serán diferentes por mucho a las de cualquier otro año. Habrá quienes estén ausentes: los abuelos o los familiares con alguna enfermedad crónica.

Las autoridades sanitarias han dicho que se deben evitar reuniones con gente fuera de casa, y si hay encuentros, es preferible llevarlos a cabo en el exterior, con distanciamiento físico y llevar siempre el cubrebocas.

Por otro lado, se invita a cada persona a reflexionar sobre si es preciso viajar, pues habrá quienes se encuentren entre la complicada decisión de dejar pasar o no su reservación en algún hotel con acceso a la playa.

La pandemia claramente cambió la forma en que se celebra no solo esta época de navidad, sino también las festividades por venir, pues de ahora en adelante hay que tener en cuenta los riesgos que se corren por las decisiones que se tomen.

Es importante recordar, que si bien existen en desarrollo vacunas contra Covid-19, prometedoras y con altos porcentajes de efectividad, al principio estos recursos sólo estarían disponibles para los grupos de riesgo.

Teniendo las recomendaciones de la OMS, regresar a la normalidad que se disfrutaba antes de la pandemia, y no tener que hacer cosas que resultan desagradables para mejorar la salud, como el uso de cubrebocas, depende de cada individuo y sus buenas decisiones privadas por el bien de la salud pública.