Especial Miniondas / FarándulaUSA

Reconocimiento «Mujer Empresaria y comunicadora 2015» a Sandra Cervantes, propietaria de los periódicos Miniondas y FarándulaUSA, durante la entrega de premios «Mujer Divina» de la Fundación de Sobrevivientes de Tráfico Humano de Orange County

Con una cena de gala y la entrega del reconocimiento «Mujer Divina», la Fundación de Sobrevivientes de Tráfico Humano de Orange County celebró el Mes Internacional de la Mujer honrando a un numeroso grupo de mujeres que se han envuelto en la lucha por prevenir, rescatar y asistir a muejres y hombres que han sido víctimas de secuestro y trabajo forzado en lo que se conoce como «la esclavitud moderna».

Centenas de mujeres mayormente latinas acudieron al convivio ataviadas con grandes sombreros y vestidos de noche a la moda de los años treintas y cuarentas, cuando el músico poeta Agustín Lara escribió la canción «Mujer Divina», de donde fue tomado el nombre del reconocimiento.

En el evento, al cual asistió la asambleísta Young Kim, representante del Distrito 65 que comprende la ciudad de Fullerton, donde fue realizado el festejo, se entregaron diplomas a «mujeres valerosas» que han sido víctimas de o que se han involucrado en la lucha contra el tráfico humano.

Además, la Asamblea de California y la Fundación de Sobrevivientes de Tráfico Humano de Orange County , hicieron entrega de un premio especial a la señora Sandra Cervantes, propietaria de Cervantes Publishing company y de los periódicos Miniondas y FarándulaUSA, como «Mujer empresaria y comunicadora 2015», que le fue entregado por la asambleísta Young y por Virginia Isaías, directora ejecutiva y fundadora de la organización sin fines de lucro.

Durante el festejo en el que se hizo hincapié que el festejo se realiza en el Mes Internacional de la Mujer para crear conciencia sobre la gravedad del problema, y que el público se informe y participe para terminar con este problema social que no corresponde a nuestros tiempos modernos en los que en casi todo el mundo se ha abolido la esclavitud humana, se escenificaron emotivos aunque dramáticos números artísticos describiendo el dolor detrás del secuestro principalmente de mujeres, aunque los hombres tampoco están exentos de ser víctimas.

La fiesta sirvió para que centenas de mujeres que se involucran dando su tiempo a la fundación, pudieran reunirse todas al menos una vez al año compartiendo la cena y bailando hasta la medianoche.