Optimista, alegre, entregado a la gente lució Eric Garcetti al hacer juramento como el alcalde número 42 de la ciudad de Los Angeles, en una ceremonia realizada al pie de la escalinata de la alcaldía angelina, en la que se comprometió a “trabajar duro en lo básico”.

Era la tarde del domingo 30 de junio y el nuevo alcalde agradecía a su antecesor, el alcalde saliente Antonio Villarraigosa, por “dejar Los Angeles mas segura, verde y fuerte”, a pesar de la severa crisis económica que afectó su administración.

Acompañado de su esposa Amy Elaine Wakeland, Garcetti de 42 años se convirtió en el alcalde mas joven de los últimos tiempos en una ceremonia sencilla presenciada por cientos de personas, ante quienes se mostró enfocado en lo que les afecta a diario, comprometiéndose a mover la economía y a preocuparse por “componer los baches y pavimentar las calles, recoger la basura, a- rreglar las banquetas y podar los arboles”

Significativamente, el juramento fue conducido por Kenia Castillo, una niña de octavo grado de Westlake, hija de una conserje de la limpieza (janitor). Garcetti resaltó: “estos tiempos demandan un alcalde que regrese a lo básico, enfocado en nuestra economía y trabajos”, dijo ante una multitud que le daba todo tipo de muestras de apoyo, portando carteles que rezaban “Garcetti Fan!”.

La diversidad se palpaba entre la multitud con personas de distintas razas y nacionalidades, algunos de ellos vistiendo sus ropas de gala tradicionales, a ello se refirió Garcetti cuando señaló “todos nosotros puede que no compartamos un mismo pasado, pero compartimos un futuro común”.

Para el futuro inmediato se comprometió a trabajar “con los dreamers y con nuestras comunidades inmigrantes en la transición a la nueva ley de inmigración que esperamos”, a bajar los impuestos y a simplificar trámites burocráticos a los negocios de la ciudad; y también a recuperar y mantener en la ciudad la producción fílmica y la industria aeroespacial.

“Esperamos mucho de él, nuevos trabajos y más seguridad en la ciudad, yo vivo cerca de aquí (de la alcaldía) y traje a mi hija para que aprenda de este momento tan especial”, dijo María López-Arce, residente del área de McArthur Park. A su alrededor miles de personas disfrutaban de una fiesta callejera en el recién inaugurado nuevo Gran Park frente a la alcaldía, donde Moby, pionero de la música electrónica, interpretaba su éxito “We Are All Made of Stars.”.

Momentos antes, se tomó también la protesta a seis nuevos concejales, entre los que figuró Gil Cedillo, ex asambleísta y ex senador estatal, quien lideró por una década los esfuerzos por devolver a los indocumentados el acceso a las licencias de conducir en California. También hicieron acto de presencia magistrados de la corte suprema de Los Angeles, celebridades de Hollywood y políticos importantes como el ex gobernador de California Gray Davis.

Entusiasta e inspirado, saliéndose por momentos del guión y del discurso preparado, el veterano concejal de Silver Lake le devolvió a la gente el compromiso, recordándoles que ellos juegan un rol importante en el diseño del futuro de la ciudad:

“Una persona, un alcalde, por si mismo, no puede traer el solo una ciudad mas habitable y un futuro mas próspero… pero juntos, los cuatro millones de angelinos, somos la gente mas creativa, diversa y trabajadora que jamás se ha juntado en un solo lugar en la historia de la humanidad, marchando hacia un horizonte común, y una imparable fuerza hacia el progreso”.

Tras recibir felicitaciones de políticos y celebridades, Garcetti bajó de la escalinata y se aproximó al público, saludó a todo el que se le acercó, estrechó manos y se tomó fotos con la gente. Estaba radiante, carismático y feliz. A la mañana siguiente, lunes 1 de Julio, Eric Garcetti entraría por primera vez a la oficina del alcalde a empezar su nuevo trabajo.