Tras más de 40 años con el personaje, el actor Harrison Ford cuelga el sombrero y el látigo y se despide de Indiana Jones durante el festival de Cannes.

Mientras la multitud del Festival de Cine de Cannes aplaudía con entusiasmo, Harrison Ford, visiblemente emocionado, se paró en el escenario, tratando de controlar sus emociones.

La calidez del público y un video que acababan de proyectar habían dejado a Ford conmocionado. Sí Cannes del año pasado estuvo parcialmente definido por su homenaje a la estrella de “Top Gun Maverick” Tom Cruise, este año ha pertenecido a Ford.

Pero esta vez, ha sido mucho más conmovedor. Ford, de 80 años, se despide del papel de Indiana Jones, diciendo adiós al emblemático arqueólogo intrépido más de 40 años después de su debut, con sombrero, látigo y una modesta fobia a las serpientes.

Ha sido una última gira emocional, sobre todo para Ford, quien ha llorado con frecuencia. En una charla con periodistas el viernes, se le preguntó a Ford: ¿Por qué renunciar a Indy ahora?
“¿No es evidente?”, respondió con una sonrisa característicamente tímida. “Necesito sentarme y descansar un poco. Me encanta trabajar y me encanta este personaje. Y me encanta lo que trajo a mi vida. Esto es todo lo que puedo decir.”