El gobierno de Estados Unidos inició el pasado 21 de febrero la construcción de un muro en las inmediaciones del puerto fronterizo de Calexico, California, limítrofe con Mexicali, en remplazo de una barrera construida en la década de 1990, informó el Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés).

La obra garantizará mejor la seguridad de los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y del público, y creará un mejor ambiente para los negocios y el comercio, al tiempo que mejorará la seguridad fronteriza general, argumenta la corporación en un comunicado.

Se trata del remplazo del cerco de polines de metal reciclado por una barda de hierro de nueve metros de alto y 3 kilómetros 620 metros de longitud, que va desde la garita internacional hasta cerca del centro comercial Gran Plaza Outlets. De manera paralela a la barda se construye una carretera y los puestos de vigilancia de la corporación.

De acuerdo al CBP, el muro existente resultó efectivo para disuadir actividades ilícitas al ser capturados en el sector El Centro (condado donde se ubica Calexico) 18 mil 633 inmigrantes durante el más reciente año fiscal (octubre de 2016 a septiembre de 2017).

En un comunicado la dependencia detalló que en ese periodo se reportaron 21 ataques contra los agentes destacados en la zona y se incautaron 5 mil 554 libras de mariguana, 483 libras de cocaína, mil 526 libras de metanfetamina y 2 mil 521 onzas de heroína.

La corporación señaló que para el tiempo que tarde el remplazo del viejo muro se diseñó un operativo de protección y seguridad para los trabajadores ante cualquier eventualidad.

Se trata del primer contrato de construcción del muro fronterizo adjudicado durante el gobierno de Donald Trump, con base en los ocho prototipos que se construyeron el año pasado en San Diego, un muro grande y hermoso con México, según dijo entonces el magnate inmobiliario.

El muro contará con barreras tipo bolardos de 9.1 metros (30 pies) de altura y que son significativamente más altas.

El gobierno de Trump está solicitando que el Congreso autorice 18 mil millones de dólares para mejorar y ampliar el muro fronterizo. La semana pasada fracasaron en el Senado los intentos de financiar el nuevo muro como parte de un proyecto más amplio que podría concederle estatus legal a los inmigrantes que llegaron al país cuando eran niños pequeños.

En noviembre, la firma SWF Constructors de Omaha, Nebraska, ganó un contrato por 18 millones de dólares para remplazar el muro en Calexico, a unos 192 kilómetros al este de San Diego. Abarca una zona dividida en dos por el río New, donde los contrabandistas guían a sus clientes en aguas contaminadas. La obra, que incluye un puente sobre el río, durará 300 días.

En septiembre, el gobierno despejó el camino para la construcción del muro al desestimar decenas de revisiones ambientales y de otro tipo en Calexico.