La American Heart Association (la Asociación Americana del Corazón) reconoce el Mes de la Salud de las Minorías y se compromete a reducir las disparidades y mejorar la salud de todas las personas

DALLAS, 17 de abril de 2024 — Las barreras idiomáticas, las barreras estructurales de larga data, la subrepresentación de profesionales de la salud diversos y las tasas más altas que el promedio de factores de riesgo para la salud deficientes son algunas de las tendencias alarmantes que obstaculizan los resultados de atención médica de calidad entre las personas hispanas y latinas que viven en los Estados Unidos. La American Heart Association (la Asociación Americana del Corazón), que celebra 100 años de servicio para salvar vidas, como la principal organización sin fines de lucro del mundo centrada en la salud del corazón y el cerebro para todos, está avanzando en la superación de estos desafíos de salud a través de una serie de iniciativas clave destinadas a reducir las disparidades de la salud.

“Las investigaciones revelan que los hispanos y latinos tienen tasas desproporcionadamente más altas de ciertos factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como presión arterial alta, colesterol alto y diabetes. Sin embargo, algunos estudios han sugerido que de todos los grupos raciales y étnicos en los Estados Unidos, las personas hispanas y latinas son las menos propensas a buscar atención médica para una enfermedad”, comentó Carlos Rodriguez, M.D., M.P.H., FAHA, actual Presidente y miembro fundador de la Colaboración Nacional Cardiovascular Hispana-Latina (National Hispanic Latino Cardiovascular Collaborative, NHLCC) de la American Heart Association (la Asociación Americana del Corazón). “Esto puede deberse a la grave escasez de profesionales de la salud hispanos y latinos en todo Estados Unidos. Si está enfermo y necesita atención médica, quiere hablar con alguien en quien confíe, que pueda comunicarse fácilmente con usted y que entienda su cultura. Esa simplemente no es una experiencia que muchos hispanos latinos tengan a su disposición”.

Rodriguez dijo que esta falta de apoyo a menudo requiere que los niños intervengan como intérpretes para sus familias durante las citas médicas. Incluso si se proporciona un intérprete médico profesional, los padres a menudo sacan a sus hijos de la escuela para ir a las citas y asegurarse de que no haya malentendidos con respecto a problemas de salud e instrucciones médicas.

“Ver a mis padres luchar mientras navegaban por el sistema de atención médica fue lo que me hizo darme cuenta de la necesidad de trabajadores de la salud que hablen español, especialmente médicos”, dijo Melissa Rodriguez Mendoza, miembro de la clase inaugural del Programa de Becarios de la Colaboración Nacional Cardiovascular Hispana-Latina (NHLCC) de 2022-2023 y actualmente estudiante de tercer año de medicina en la Universidad Autónoma de Guadalajara. “Esta exposición temprana es lo que me inspiró a convertirme en el médico que mis padres necesitaban en aquel entonces”.

“Derribar las barreras del idioma en la atención médica no se trata solo de comunicación; se trata de derribar los muros que obstaculizan el acceso a la atención vital y garantizar que cada voz sea escuchada, comprendida y empoderada”, expresó Alejandro de la Cova, miembro de la actual clase del Programa de Becarios de la Colaboración Nacional Cardiovascular Hispana-Latina (NHLCC) de 2023-2024 y estudiante de tercer año de medicina en The Ohio State University College of Medicine, quien está muy involucrado en trabajar con la comunidad hispano-latina en Columbus, Ohio.

Rodriguez dijo que una mejor comunicación entre los pacientes hispanos/latinos y sus proveedores podría mejorar su atención de salud y los resultados, al tiempo que aumentaría la confianza en el sistema de atención médica y podría mitigar las barreras lingüísticas para los pacientes.

“Creo en el poder de la representación dentro de la atención médica. Al fomentar la diversidad y la inclusión, no solo mejoramos la atención al paciente sino que también inspiramos a la próxima generación de líderes en atención médica a romper barreras e impulsar la innovación, garantizando un futuro más saludable y equitativo para todos”, afirmó.

El Programa Nacional de Becarios Cardiovasculares Hispanos Latinos de la Asociación brinda tutoría y oportunidades de desarrollo profesional, aprovechando el liderazgo del pensamiento científico para cultivar la próxima generación de investigadores y líderes de atención médica hispanos y latinos para abordar activamente las desigualdades sistémicas de larga data en la atención médica. Además, el Programa de becas de instituciones al servicio de los hispanos (Hispanic Serving Institutions, HSI) de la Asociación apoya a estudiantes universitarios inscritos en programas de ciencias biomédicas y de la salud en HSI para que se conecten con mentores comprometidos e impactantes y aprendan sobre las disparidades de la salud en las comunidades hispanas y latinas, cómo la sensibilidad cultural puede proporcionar espacios clínicos seguros y tranquilizadores, y cómo la inclusión es esencial en la ciencia.

Obtenga más información sobre cómo trabaja la American Heart Association (la Asociación Americana del Corazón) para mejorar la salud y la atención médica de las personas en heart.org.