Servicios Miniondas/FarándulaUSA

Jeb Bush da por terminada su campaña preelectoral por la nominación presidencial republicana tras su desastroso resultado en Carolina del Sur

Siendo el favorito al inicio de la carrera pre-electoral, quedó en el cuarto lugar en lo que van de las primarias. La intervención de su hermano George W. Bush, no solo no le ayudó, sino que lo puso en posición vulnerable ante Trump que lo calificó de «mal presidente».

Carolina del Sur podía ser la salvación o la tumba de las aspiraciones presidenciales del republicano Jeb Bush. Fue lo segundo. Tras quedar cuarto en las elecciones primarias de este sábado, el hermano e hijo de expresidentes anunció el fin de su campaña. Donald Trump, la pesadilla de Bush, se impuso en Carolina del Sur.

jeb-bush-01-800

“Esta noche, suspendo mi campaña”, dijo Bush ante un centenar de simpatizantes en un hotel de Columbia, la capital de Carolina del Sur. “Noooooo”, exclamó el público. Hubo unos segundos de tenso silencio hasta que alguien soltó: “Te queremos”. Y a continuación, sonaron aplausos. Entre el público, había personas, la mayoría jóvenes, llorando y con caras desencajadas.

Bush habló con seguridad mientras anunciaba el fin de su sueño presidencial. En una crítica velada a Trump, urgió a que el futuro presidente sirva con «honor y decencia» al país. Sonaba resignado, consciente de que el abandono era una posibilidad cada vez más cercana tras sus malos resultados en Iowa y New Hampshire, los dos primeros Estados en escoger al candidato. Sus donantes, que lo colocaron como el candidato del establishment, le presionaban para que tomara una decisión.

Jeb Bush era el favorito hace siete meses, ahora tras la irrupción del showman Trump, todo se le desinfló.

Fuente: Democracy Now!, El País, La Jornada, bbc, Et. Alius

Foto: adweek.com