Especial Miniondas/FarándulaUSA

Legisladores de Carolina del Sur votarán para decidir si retiran la bandera confederada

Legisladores de Carolina del Sur votaron el martes para decidir si se retirará la bandera confederada del capitolio del estado, tras la masacre de nueve feligreses afroestadounidenses en Charleston.

La votación tuvo lugar mientras cientos de personas se manifestaron contra la bandera, con la que aparece posando en fotografías el sospechoso de la masacre, Dylann Roof. El presidente del ayuntamiento de la ciudad de Charleston J. Elliot Summey fue una de las personas que solicitó que se retire la bandera.

Summey declaró: “El Señor no quiere que la bandera esté flameando en el capitolio de nuestro estado. Es hora de que el Senado y la Cámara de Representantes adopten medidas, y si no lo hacen hoy, volveremos y seguiremos viniendo hasta que se retire la bandera y se la coloque en un museo. Es hora de que en Carolina del Sur le demostremos al mundo quiénes somos como pueblo”.

Los restos del pastor asesinado, Clementa Pinckey, yacen hoy en el capitolio de Carolina del Sur. No está claro si la bandera confederada seguirá flameando frente al capitolio. El representante de Carolina del Sur James Clyburn publicó en Twitter: “Si bien la ley vigente de Carolina del Sur exige una mayoría de 2/3 para retirar la bandera confederada, los legisladores podrían cambiar esa ley con una mayoría simple”.

Se dejará de vender la bandera en algunas tiendas nacionales

Un puñado de las principales tiendas cibernéticas y departamentales de Estados Unidos, incluidas Amazon, eBay y Sears, anunciaron su decisión de sumarse a Wal-Mart para dejar de vender la Bandera Confederada tras la masacre de Charleston.

Dylan Roof, el presunto asesino de nueve feligreses afroamericanos en la Iglesia Metodista Episcopal Emanuel, aparece en varias fotografías ondeando la Bandera Confederada, considerada por muchos como un símbolo del historial racista en Estados Unidos.

Aunque un portavoz de Amazon señaló que no venderían más la bandera, aún se podía comprarla electrónicamente en su sitio de Internet. La versión más popular podía adquirirse por 5.99 dólares, más gastos de envío.

La empresa registró un incremento de ventas de la bandera de más de mil 600 por ciento en 24 horas.

Aunque el debate nacional a raíz de la masacre de Charleston reavivó inicialmente la discusión sobre el control de armas, en los últimos días ha estado casi exclusivamente centrado en la remoción de la Bandera Confederada del Capitolio estatal de Carolina del Sur.

La legislatura de Carolina del Sur decidió este martes proseguir con el debate sobre la permanencia de la Bandera. Se requieren dos terceras partes de la legislatura de Carolina del Sur para aprobar la iniciativa de su remoción definitiva.

La Bandera Confederada, la más reciente versión de las cuales es un paño rojo con una cruz azul en cuyo centro se ubican 13 estrellas que representan los estados sureños que se oponían al fin de la esclavitud, es vista por muchos como un símbolo del pasado racista del país.

A la iniciativa de remoción de la bandera, que se encuentra alzada a media asta en el Capitolio en Columbia, Carolina del Sur, se sumó el lunes la propia gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, quien apenas el año pasado había defendido su permanencia.

El alcalde de Charleston, Joe Riley, fue el primero en revivir la idea de que la bandera sea retirada después de la masacre de la Iglesia Metodista Episcopal Emanuel, toda vez que era uno de los símbolos favoritos del presunto asesino, Dylan Roof.

“Eliminemos las mal guiadas ideas de Roof sobre la superioridad y los prejuicios y todo lo que se le parezca. Llegó la hora de que la Bandera Confederada deje su posición pública en el Capitolio Estatal”, dijo Riley.

 

Fuente: Democracy Now!

Foto: Images Internet