Al funeral del ex presidente asistieron diversas figuras nacionales e internacionales de la política

La Catedral Nacional de Whashington fue el pasado miércoles 5 de diciembre escenario del funeral de Estado de George Bush. Tras permanecer 24 horas en la capilla ardiente del Capitolio, el féretro del expresidente de Estados Unidos fue llevado hasta la Catedral Nacional de Washington, donde se dieron cita múltiples figuras de la política y la diplomacia internacional de las últimas décadas como la canciller alemana Angela Merkel, el príncipe Carlos de Inglaterra o el expresidente de Polonia Lech Walesa, entre otros muchos. Su hijo y también expresidente George W. Bush acompañó el traslado del féretro de su padre desde el Capitolio.

Al funeral también asistieron los 4 expresidentes estadounidenses vivos, Barack Obama, George W. Bush, Bill Clinton y Jimmy Carter, así como el presidente actual, Donald Trump.

El ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari fue invitado al funeral de George H.W. Bush. Salinas de Gortari estuvo sentado a un lado de la canciller de Alemania, Angela Merkel y cerca del príncipe de Reino Unido, Carlos de Gales.

Los restos de George Bush fueron después trasladados a Texas, donde este jueves recibirán el último adiós por parte de su familia. Los restos de George H. W. Bush descansarán, finalmente, junto «al amor de su vida», como definía siempre a su esposa Barbara Bush, en la Biblioteca Bush situada en la localidad de College Station (Texas), 160 kilómetros de distancia de Houston.