¿Dolor de espalda? ¿Entumecimiento de las piernas? ¿Rigidez en el cuello? Tu cuerpo empieza a sufrir las consecuencias de llevar varias horas sentada. Haz un breve descansos  y realiza algunos ejercicios de los siguientes estiramiento.

– Reduce la tensión del cuello subiendo los hombros hacia arriba durante unos segundos. De igual modo, haz giros a la izquierda y a la derecha.

– Sentada en tu silla, coloca las manos detrás de cabeza, estira la columna conectando las escápulas y empuja los hombros hacia atrás.

Para estirar los isquiotibiales, siéntate en el borde de la silla, estira una pierna apoyándola en el suelo y mantén la otra flexionada. Por último, inclínate hacia adelante y agárrate a la silla si fuera necesario con la mano derecha.

– Los músculos de la cadera se cargan al estar muchas horas sentada. Partimos de esa posición con las espalda recta y las piernas flexionadas, cruza una pierna en horizontal sobre la otra. De esta manera, conseguirás estirar los rotadores de la cadera.

– Sube los brazos, entrelaza los dedos y estira hacia arriba. Notaras cómo se relajan los músculos de los brazos y de la espalda.

Sentada al borde de la silla, lleva los brazos hacia el respaldo y estírate al máximo. Este ejercicio sirve para estirar los pectorales.

– Si se te cargan mucho los cuadríceps, reduce la tensión con el siguiente movimiento. Siéntate en el borde de la silla y sitúa una pierna debajo de la mientras que la otra queda flexionada. Poco a poco, lleva la cadera hacia abajo.